Imposible hablar de la Covid-19 en pasado (+Fotos)

Foto: Ricardo R. Gómez Rodríguez

Aunque los índices de positividad de la pandemia son mínimos en la capital y el en mes de noviembre que concluye el diagnóstico de casos es considerablemente inferior a etapas anteriores, aún surgen alertas que es necesario respetar.

La última semana en el país se redujeron en un 31 por ciento los casos autóctonos y en más de un 70 por ciento los importados. De igual forma son inferiores los pacientes activos, de acuerdo al parte de este lunes del Ministerio de Salud Pública.

Al abrirse las fronteras, surgió la preocupación de que pudieran llegar personas enfermas capaces de volver a complicar el escenario nacional. Sin embargo en lo que va del actual mes, sólo reportan en Cuba 58 personas positivas procedentes otras naciones, cifra muy inferior a las que se informaron en septiembre y octubre.

Pese a ello, sirven de alerta por ejemplo los 15 casos positivos de la última semana en un territorio que había permanecido sin contagios, el municipio especial de Isla de la Juventud. La fuente de infección se originó en viajeros procedentes del exterior.

Ante tal situación es imprescindible mantener alto grado de exigencia en la vigilancia epidemiológica en terminales aéreas y portuarias. También es vital seguir cumpliendo los protocolos de higiene y desinfección en familias que reciban visitantes foráneos, hoteles o casas de renta.

Otra alerta es que ante el más mínimo síntoma gripal o de enfermedades respiratorias es necesario acudir al médico.

Junto a ello nadie puede confiarse en centros escolares, laborales y de servicios.

Surgen informaciones preocupantes acerca de nuevas variantes de la Covid-19 en el mundo, mucho más agresivas, mutantes y letales. 

Foto: Ricardo R. Gómez Rodríguez

Aunque La Habana continúa entre las provincias con menores índices de positividad en el país, al ser la capital una de las ciudades más expuestas al tráfico de viajeros el cuidado en la ciudad debe ser mayor.

Es importante en esta etapa seguir evitando aglomeraciones en restaurantes, estadios, cetros recreativos y culturales. Debe prevalecer aún el uso del nasobuco en lugares públicos.

Nos alegramos de ver transitar nuevamente por las avenidas de la capital carros antiguos descapotables con turistas, lo que sí es imperdonable es que se multipliquen malos ejemplos, como los que vio este reportero el fin de semana por la céntrica avenida conocida popularmente con el nombre de Carlos Tercero: iban tres autos con visitantes extranjeros alegres de disfrutar del entorno y -entre ellos- una joven viajaba sin nosabuco. Ni el conductor, ni los acompañantes, alertaron acerca del peligro de esa violación.

Foto: Ricardo R. Gómez Rodríguez

Corresponde a todos custodiar el esfuerzo en la vacunación, con una conducta adecuada a las circunstancias, disciplina y auto responsabilidad.

Ahí están las claves de garantizar el triunfo definitivo sobre la pandemia, pues aún es inadmisible hablar de la Covid-19 en pasado.

lgl