Histórica noche en Cuba

Concentración popular frente al Palacio Presidencial el 28 de septiembre de 1960, cuando surge los Comités de Defensa de la Revolución. Foto: Liborio Noval.

Han transcurrido sesenta y un años de la histórica noche cuando frente a la terraza norte del Palacio Presidencial una muchedumbre recibía al líder que ,uniformado con el color del olivo. pocos días antes había hablado en nombre de su pueblo en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Noche de clamores que se hicieron mucho más intensos tras el estallido de unos petardos que no lograron dispersar la multitud, sino fortalecieron su unidad y su compromiso de defender en cada porción de nuestra patria el proyecto social más humano y justo que habían conocido los cubanos.

Nacían en ese momento ,y por un reclamo de Fidel, los Comités de Defensa de la Revolución. La más numerosa organización de masas de nuestro país, que desde aquel 28 de septiembre de 1960 ha escrito infinidad de páginas gloriosas a ras de calle: justamente allí donde la obra revolucionaria más ha precisado del concurso de los millones de hombres y mujeres que la han hecho y la harán posible.

Porque todo comenzó a ser diferente a partir de aquel 28 de septiembre que convirtió en trinchera cada madrugada insomne, a fuerza de patriotismo y sorbos de café. Y a partir de entonces hubo amaneceres de venas generosas ofreciendo su sangre para salvar vidas; y mañanas de vacunas antipolio protegiendo la esperanza; y mediodías de faenas compartidas a partes iguales entre el sudor, las escobas, los rastrillos y el deber de hacer más hermoso el más cercano y entrañable pedacito de país.

Eso y mucho más han hecho durante más de seis decenios los CDR, que en estos aciagos tiempos de pandemia han diversificado su quehacer barrio por barrio y cuadra a cuadra, estableciendo su justo y humano compromiso con los vecinos más vulnerables y necesitados; contribuyendo a la organización del actual proceso de vacunación contra la Covid; haciéndose presencia indispensable y colaboradora en el empeño de mejorar las condiciones de vida de los pobladores de las zonas más requeridas de atención y soluciones inmediatas.

Y eso es también ,que nadie jamás lo ponga en duda, cumplir muy cabal y honrosamente la misión encomendada a todo un pueblo por nuestro eterno líder la noche del 28 de septiembre de1960.Ni más ni menos, defender en cada rincón de Cuba , y sean cuales sean las circunstancias, la invencible obra de la Revolución.

nyr

Impactos: 25