El encantador de balones

El estelar dominador capitalino, con 55 años cumplidos en mayo último, podrá ser visto en vivo por la teleaudiencia a partir de las 2:10 p.m. a través del Canal Habana, escenario elegido en esta ocasión para la nueva tentativa.

El habanero Erick Hernández somete al balón a su antojo. Foto: Marcelino Vázquez

Erick Hernández, multirrecordista mundial y Guinness en dominio del balón, buscará sumar una nueva marca a su rico expediente deportivo cuando intente tocar la esférica más de 2 739 veces desde la posición de parado, solo con los muslos y con un kilogramo y medio de peso en cada tobillo.

Como ya es habitual en este atleta extraclase, la cifra de toques que procurará superar de manera oficial ya la rebasó en los entrenamientos y ahora solo le resta repetir la hazaña, con la tensión agregada de que tendrá a miles de televidentes al tanto de sus magistrales golpeos.

El registro de 2 739 toques en esta prueba específica fue logrado por el propio Erick el sábado 26 de octubre de 2019, en el Club Habana, en el noroeste de la mayor urbe de Cuba, lugar donde más de una vez ha traspasado límites universales en su continuado romance con la pelota de fútbol.

A pesar de las limitaciones impuestas por la indeseable presencia de la COVID-19, este pudiera llegar a ser el tercer récord que el menor de los Hernández consiga mejorar en medio de las adversas condiciones provocadas por la pandemia.

Anteriormente, en mayo de 2020, llegó a tocar con la cabeza en 188 ocasiones a la blanquinegra durante 30 segundos, y en julio de ese año mantuvo el control absoluto del balón hasta que el cronómetro marcó una hora, cinco minutos y seis segundos de golpeo desde la posición de sentado y con 1,5 kilogramos asidos a cada uno de sus tobillos.

En esas dos oportunidades su casa fue sede segura y propicia, y aunque la fase preparatoria previa no pudo ser tan rigurosa como lo había sido ante retos precedentes, el veterano “encantador de balones” se valió de su excelente condición física y su depurada técnica para subyugar sin dificultad a su sempiterna acompañante en cada destacada actuación.

Por eso hoy la inmensa mayoría de los especialistas y aficionados al dominio del balón confían en que en esta tarde dominical Erick Hernández volverá a complacer a todos con el mismo desempeño de siempre. Él, como pocos, sabe suplir la falta de una preparación óptima con el cúmulo de virtudes que ha ido sumando a su arsenal a lo largo de una muy extensa y fructífera carrera, matizada siempre por inobjetables éxitos.

lgl/Tomado de Tribuna de La Habana

Impactos: 28