Aprobados los mipymes en Cuba

Las normativas jurídicas para regular la creación y funcionamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) en Cuba entran en vigor para dar luz verde a nuevos actores económicos en el país.

Tomado de ACN

En correspondencia con la estrategia económico-social del país el pasado 7 de agosto el Consejo de Estado aprobó el decreto-ley sobre esas organizaciones, que facilita su inserción de forma coherente en el ordenamiento jurídico, como un elemento más dentro de la transformación productiva del país.

Tales organizaciones se perfilan como entidades ajustadas a las características de la economía cubana bajo formato estatal y privado, e incluso podrán ser mixtas, con un mismo modelo de gestión, aunque con diferencias tributarias y legales, publica Prensa Latina.

Junto a esa regulación también tendrá vigencia el nuevo marco legal para la transformación de las cooperativas no agropecuarias y el trabajo por cuenta propia (privado), con lo cual el país incorpora fuerzas productivas a su modelo económico.

Con esta decisión Cuba no está creando un sector de segunda clase ni de subsistencia, sino uno que aporte al producto interno bruto e impacte en el empleo y las exportaciones, por lo cual la aspiración es respaldarlas con una amplia base tecnológica para que contribuyan al desarrollo económico y social del país.

Muchos fueron los elementos tomados en cuenta y las trabas eliminadas para no frenar su avance, como lo muestra la posibilidad de poder asociarse con capital foráneo o de cubanos, residentes permanentes en el país o fuera de él, y de constituir una empresa mixta, lo cual no se contradice con las políticas aprobadas, explica la fuente.

De gran relevancia resultan también las pautas trazadas para impedir la concentración de la propiedad y la riqueza en actores no estatales o personas naturales al establecer ser socio de solo una mipyme, asegura.

Es una disposición, recogida en las normas jurídicas y responde al diseño del sistema socialista cubano, aunque su objeto social es amplio y pueden dedicarse a cuantas actividades estén autorizadas y puedan realizar.

La creación de esas entidades se priorizará en la producción de alimentos, las empresas de base tecnológica relacionadas con manufactura aditiva, robótica, la generación de nuevos materiales y en parques tecnológicos.

Incluye asimismo proyectos de desarrollo local coherentes con la política de desarrollo territorial y toda la economía circular, que tiene como punto esencial emplear materias primas nacionales, añade.

Y para facilitar su implementación también está disponible la Plataforma de Actores Económicos (PAE), diseñada por el ministerio de Economía y Planificación (MEP), como principal vía para realizar, desde cualquier lugar del país y vía online, las solicitudes de constitución de las mipymes y cooperativas no agropecuarias.

A través del enlace https://pae.mep.gob.cu y desde un teléfono celular o computadora los interesados podrán realizar los trámites pertinentes, mediante una forma ágil y simplificada, concluye.

Leer también: El 20 de septiembre entrarán en vigor los Decretos-ley 46 y 47.

nyr/PL

Impactos: 29