Intercambian dirigentes de La Habana con habitantes de la periferia

Autoridades de la capital recorren la barriada del Consejo popular Zamora–Cocosolo en el  municipio Marianao, donde se realizan acciones para beneficiar a la población como parte del programa de desarrollo económico y social que se realiza en 65 localidades periféricas de la provincia.

Foto: Miguel Moret

La mañana de este domingo en la barriada de Zimba, del Consejo Popular Zamora Cocosolo, tuvo como epicentro el intercambio de la población con Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la capital y Reinaldo García Zapata, gobernador de La Habana.

Acompañados por Teresa Amarelle Boué, miembro del Buró Político y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y Marta Elena Feitó Cabrera, ministra de Trabajo y Seguridad Social, constataron el trabajo realizado hasta el momento en correspondencia con los planteamientos de los residentes en este territorio.

Foto: Miguel Moret
Foto: Miguel Moret

El panorama comienza a cambiar y el diálogo fluye hacia cuestiones como la poda de un frondoso árbol que obstruía las redes eléctricas, el saneamiento del Río Quibú –importante afluente que nace en el municipio Boyeros, atraviesa La Lisa, Marianao y drena en el mar por el municipio Playa-, donde resultaban visibles las malas prácticas contaminantes que sufrió este caudal con el vertimiento de desechos del sector residencial e industrial.

Durante años el Río Quibú ha sido convertido en vertedero y afluente contaminante. Foto: Miguel Moret
Muchas de las viviendas se encuentran en las márgenes del Río Quibú, en el Consejo Popular Zamora Cocosolo. Foto: Miguel Moret

Durante el diálogo se conoció de la gestión de un quiosco, atendiendo a que hace casi dos años que el barrio perdió los pocos servicios para la venta de alimentos y se concluyó la reparación del local del Sistema de Atención a la Familia, se expresó la importancia de transformar, en profundidad, las dinámicas y particularidades del barrio, para integrar al trabajo a quienes están aptos y capacitar a los que aún no posean las habilidades necesarias para funciones de producción y servicios en función del beneficio social.

Las autoridades llegaron hasta la Panadería Mi Cocosolo, en la cual comprobaron que los productos, aparentemente, tenían la calidad esperada debido a la presencia de las autoridades del Partido y el Gobierno y escucharon los reclamos de la población en planteamientos como: “Eso es solo hoy, hay que venir a comerse el pan aquí otro día, que está imposible”.

La población denunció que la calidad del pan de esta mañana coincide con la visita. Foto: Miguel Moret

Torres Iríbar planteó la necesidad de influir con acciones para resolver estos reclamos de la población que resultan tan sensibles como, por ejemplo, las dificultades con la legalización de viviendas e insistió en buscar métodos de buenas prácticas para satisfacer las necesidades de quienes esperan soluciones que les permitan sostener la vida social del barrio con el orgullo de identificarse, incluirse en este programa que aporta felicidad.

Combinado Deportivo Juan Manuel Márquez, del Consejo Popular Pocito Palmar. Foto: Miguel Moret

El recorrido continuó por el Combinado Deportivo Juan Manuel Márquez, del Consejo Popular Pocito Palmar, donde trabajadores del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER) -que se encuentran vinculados a labores de reconstrucción-, expresaron la necesidad de recuperar la instalación cantera para deportistas como lo fue décadas atrás.

Aunque actualmente se trabaja arduamente para dejar lista esta casa para la recreación y el deporte, todavía falta cohesión y firmeza para avanzar seguros. En el paso por este Consejo Popular se observa la escuela recientemente reparada y en espera del regreso a las aulas. También resaltan los pequeños negocios de emprendimiento por cuenta popia que brindan productos y útiles para el hogar. 

Reparación de obras sociales en el Consejo Popular Pocito Palmar, de Marianao. Foto: Miguel Moret
Emprendedores locales del Consejo Popular Pocito Palmar. Foto: Miguel Moret

Así también, las autoridades llegaron hasta el Proyecto Pocitín que tendrá un área polivalente, parque de juegos, un ranchón y más. Por último, se constató el embellecimiento del Policlínico Docente 27 de noviembre, donde se le tomó la presión arterial al primer secretario del PCC en la capital, luego de compartir selfies con enfermeras y médicos de este centro de salud primario.

La visita de trabajo demostró que resultan imprescindibles estos espacios que pretenden oxigenar el diario quehacer de comunidades con situaciones de vulnerabilidad poniéndole corazón a los barrios.

Torres Iríbar chequea su tensión arterial asistido por una joven enfermera. Foto: Miguel Moret
Intercambio en el Policlínico 27 de Noviembre, del Consejo Popular Pocito Palmar. Foto: Miguel Moret

lgl/ Tribuna de La Habana

Impactos: 27