Serguey y Dayán en canoa de oro

“Este triunfo significa mi vida entera, una vida de sacrificio, de abnegación. Me siento orgulloso sobre todo de haber aportado a Cuba”, expresó Serguey Torres antes de que un voluntario nipón “rompiera” el grupo de la entrevista, por estar en un lugar equivocado.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Canoa-Serguei-Torres-y-Fernando-Dayán-Jorge-500x333.jpg

En otro punto, el definitivo, Fernando Dayán aseguró que el bote había trabajado con un gran potencial y podíamos salir adelante en este momento por la medalla de oro. Su compañero explicó que la idea fue siempre “mantener la cabeza fría y competir, enfocarnos en el objetivo como lo principal”.

Sobre la estrategia, el veterano Torres apuntó que “era la de nosotros, sin salirnos del libreto, hacer la regata con la cual sabíamos que podíamos ganar. Si hacíamos algo diferente estaríamos haciendo la regata de otros”.
“Teníamos una muy buena segunda mitad y eso nos iba a dar la posibilidad de ganar. Podíamos hacerlo bien en los últimos metros, así que tratamos de mantenernos en el grupo y atacar en el momento preciso. Estamos bien entrenados, hicimos una gran preparación en Polonia y al final el resultado salió: campeones y récord olímpico, todo lo que esperábamos”.

Dayán tuvo palabras de elogio para su compañero: “es mi todo, nunca he perdido la cabeza, siempre he pensado y confiado en él. Ha sido mi bastón y yo el suyo en los momentos más difíciles. Han sido muchos años de sacrificio, navegando con marea fuerte. Pasaron cinco años desde Río de Janeiro 2016 y se lo dije, que iba a retirarse con la medalla de oro. Estoy orgulloso de haber cumplido mi palabra”.

Fueron parte del diálogo que sostuvieron los canonistas cubanos con parte de la prensa acreditada en las Olimpiadas de Tokio 2020.
Todo un orgullo para la afición cubana, en momentos que la nación de poco más de once millones de habitantes atraviesa los peores momentos entre situación epidemiológica compleja y un bloqueo criminal intensificado que recrudece las carencias de todo tipo, estos atletas regalan a su pueblo esa gran victoria.

“Lo principal es estar orgullosos de nuestra historia. Hoy no estaríamos acá sin haber existido los primeros (Balceiro, Rojas, Leobaldo), los pioneros en abrir nuestra senda olímpica en el canotaje. Me siento orgulloso de haber logrado la medalla de oro porque sé que ellos y nosotros luchamos por esto. Ellos también se sienten identificados por este resultado, así que agradecerles porque han estado al tanto de los resultados y en cada paletada han estado esperando este triunfo”, dijo Torres.   
Volvió el diálogo a la competencia del día, a esos minutos mágicos e inolvidables… “Todos los rivales eran peligrosos. Había muy buenos y lo principal era mantener la concentración y competir contra nosotros mismos. Si Serguey competía contra Serguey nadie nos iba a ganar», aseguró el cienfueguero Dayán mientras su colega decía jocosamente “nosotros mismos”.

odh/Con información de Jit

Impactos: 35