Idalys vestida de plata en Tokio 2020

Su medalla de plata es la cuarta de su carrera bajo los cinco aros (1-2-1).

Foto: Roberto Morejón, enviado especial

La estelar judoca cubana fue superada en la final por la japonesa Akira Sone, en un combate extendido a regla de oro y decidido por tres penalizaciones o shidos. Idalys Ortiz, mantuvo el prestigio del judo cubano al conquistar medalla de plata, única presea alcanzada en la cita.

Algunas de sus declaraciones minutos antes de subir al podio, mostraron la integralidad de los deportistas cubanos.

“Cuando hablamos de lucha hablamos de deportes de combate y ahí no se regala nada. O se gana o se pierde, simplemente. Vinimos acá a conseguir una medalla y está hecho. Es la cuarta para mí y realmente estoy muy contenta porque muchas personas la vieron imposible, pero yo no. Sabía que podía conseguirla. Me sacrifiqué y me esforcé en muy poco tiempo, solo dos meses y medio. Pienso que ha sido una gran hazaña y estoy muy contenta”, sostuvo sentidamente.

“La intención no es mejorar, sino igualar. Driulis ha sido la más laureada del deporte cubano y siempre fue mi ídolo. Quise seguir sus pasos y hoy estoy igualándola con cuatro medallas olímpicas. Y el caso no es superarla, ni ser mejor, sino seguir su legado si decido continuar y buscar otra medalla olímpica. La intención no será superar a nadie, sino seguir el legado de todas las campeonas que han pasado…”, dijo antes de enumerar a varias de las legendarias.

Finalmente habló de Akira Sone, su única victimaria, y del resto de las rivales… “Son atletas jóvenes que están mejor preparadas. Hace solo dos meses y un poquito que hemos hecho una preparación para poder alcanzar una medalla. Akira no ha parado su preparación, es joven, es muy buena. Y podría haber sido otra de las competidoras que se presentaron acá. Tienen muy buena calidad”.

odh/Con Información de Jit

Impactos: 61