Insistir en medidas restrictivas y consolidar su efectividad ante la pandemia

Foto: Ricardo Gómez

La importancia y efectividad de las medidas aplicadas para cumplir con acciones restrictivas el enfrentamiento a la COVID-19 en La Habana desde el viernes último, fue evaluada en reunión ampliada del Grupo Temporal de Trabajo (GTT) en la ciudad, encabezada por Manuel Marrero Cruz, miembro del Buró Político y primer ministro de la República.

Al encuentro de este martes asistieron varios integrantes del Consejo de Ministros, de los GTT de los municipios; Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido y primer secretario en la capital; y Reinaldo García Zapata, gobernador de la provincia, quien informó sobre el cumplimiento de indicaciones y acuerdos de semana anterior.

En el inicio del intercambio, al conocer sobre la limitación al mínimo de entradas y salidas de la capital, sólo en casos muy justificados y autorizados, Marrero Cruz convocó a instituciones y organismos a ser más disciplinados con esta decisión para evitar que personas contagiadas con la pandemia lleguen a otros territorios del país; pero también -ante los favorables resultados de las últimas semanas en la ciudad- para impedir que casos positivos de diferentes provincias arriben a La Habana.

Otro aspecto en el que insistió el Primer Ministro fue en la necesaria persuasión a quienes se trasladen a zonas de playa, para explicarles que en la actual etapa de enfrentamiento a la COVID-19 está prohibido acceder a esos lugares.

Explicó que este martes, como es costumbre, la máxima dirección del país se reunió con expertos y científicos del grupo asesor para enfrentar a la COVID-19; quienes comentaron que en la nación la situación no es favorable, aunque en La Habana en las últimas cuatro semanas, de manera sostenida y poco a poco, van disminuyendo los contagios.

Dijo que el panorama en otras provincias no es así y hay territorios que aumentan las transmisiones; algunos con cifras récords de infectados, cuestión altamente preocupante.

Agregó que los expertos opinan que si bien la capital va bajando los casos activos de la epidemia, existe el riesgo de un cambio y deterioro de la actual situación; a pesar de la intervención sanitaria, si no se cumplen estrictamente las medidas aprobadas.

Informó el Primer Ministro que el pronóstico para la ciudad es continuar mejorando en los indicadores, pero su situación epidemiológica todavía es compleja; y a finales de junio pudiera mantenerse por encima de los 350 casos diarios, por lo cual es necesario ser exigente en el cumplimiento de lo establecido.

Señaló que ante el más mínimo error o descuido en algún municipio donde pueda surgir un evento con múltiples contagios, eso haría que se retrocediera a la misma situación de antes.

Por ello hizo un llamado a evitar excesos de confianza y –por el contrario- que sirva de aliento la tendencia a la disminución de casos positivos en la ciudad, para seguir exigiendo el estricto cumplimiento de las medidas y alcanzar resultados superiores; demostrar que sí se puede, que es posible.

Reiteró la necesidad de que el proceso de intervención sanitaria vaya acompañado de una reducción de la movilidad, y para eso es imprescindible cumplir lo orientado.

Foto: Ricardo Gómez

Dijo que esto último aún no está logrado completamente; e instó a traer a la próxima reunión, fotos y hechos con fechas, donde se demuestren las indisciplinas e incumplimientos.

De manera especial, Marrero insistió en la prioridad de organizar las colas en tiendas y mercados. Explicó que si logramos hacerlo; por ahí se va ganando la batalla, aunque haya que movilizar las fuerzas necesarias y hacer lo que haga falta.

Llamó a ser rigurosos al exigir lo establecido en cuanto al transporte y la imprescindible disminución de la movilidad innecesaria, en lo cual puede avanzarse más.

Comentó que este martes en una reunión del GTT nacional, para reflexionar sobre la actual situación, pusieron el ejemplo de La Habana; aún conscientes de que es el territorio más complejo y quedan problemas por resolver.

Enfatizó que la capital es el único territorio con tendencia a la disminución de casos positivos y argumentó que la “columna vertebral” del proceso es tener un buen plan, como lo tiene la ciudad; evitar improvisaciones y dedicarse a cumplir lo establecido, sin inventar nada nuevo.

Puntualizó que el combate a la epidemia no solo es del Partido y el Gobierno, sino de todo el mundo; y nunca hacerlo para prepararnos con vistas a una reunión. Por el contrario. Hay que desarrollarlo todo el día, porque debemos engranar los eslabones con el fin de que funcionen como sistema.

Foto: Ricardo Gómez

Marrero Cruz evidenció avances importantes a partir del esfuerzo común, lo cual fue comunicado a todo el país, por constatarse un cambio.

Afirmó que la contienda se gana en el municipio, aunque desde la provincia se pueden hacer muchas cosas; pero la batalla se vence cuando las localidades son fuertes, junto a sus autoridades, a un GTT sólido; cuando existe un sistema estructurado, sin esperar a que le digan qué hacer desde la instancia superior.

Comentó que cada territorio es diferente y hay que generar ideas.

Al remitirse nuevamente a la reunión con los científicos, expuso que ellos opinan que se mantiene una transmisión elevada y aumenta la severidad de la enfermedad, con mayor acumulación de casos graves; y se corta el tiempo de transición hacia la gravedad, porque hay personas que llegan directo a salas de terapia.

Añadió que la letalidad también está aumentando y hay incremento de casos severos en edades más jóvenes, con fallecidos jóvenes que nunca padecieron de nada; porque incluso organismos sanos fueron incapaces de soportar la pandemia.

Reiteró que cualquiera puede ser víctima de esta compleja enfermedad con características muy particulares. Por eso insistió en que el éxito contra la COVID-19 está en la combinación del cumplimiento de medidas sanitarias con la restricción de movilidad y acciones terapéuticas; lo cual permitirá avances, apoyados en la inmunidad alcanzada a partir de la intervención sanitaria.

Precisó que eso está demostrado en el mundo y manifestó sentirse satisfecho con los pasos dados en La Habana; aunque expresó su dolor al ver cómo se complican otras provincias, lugares donde desarrollarán inspecciones de varios ministerios.

Marrero comentó que es mucho más fácil controlar la pandemia en cualquier territorio, que en la capital; cuya complejidad es otra, por su densidad poblacional, características geográficas, lo cual implica un esfuerzo adicional de a quienes corresponde ejercer la labor de control. Ello también conlleva a un sacrificio extra de la población, señaló.

Enfatizó que a cambio, puede haber favorables resultados esperados para finales de julio; y a partir de allí, tomar nuevas medidas con control, en correspondencia con la situación existente.

Instó a evitar el cansancio y renovar los métodos de trabajo; multiplicar la unidad, el entusiasmo, con profundidad en lo que hacemos.

Finalizó diciendo que el éxito está en la disciplina, el control y la exigencia; porque no es un combate donde la guerra se gana de un día para otro, sino venciendo batallas, como lo está haciendo la capital.

En la reunión Marrero Cruz pidió continuar protegiendo a personas vulnerables que se están enfermando y algunas falleciendo, entre ellos ancianos que no deben salir las calles; por lo cual solicitó aumentar la cantidad de mensajeros que les lleven productos esenciales a sus casas.

Marta Elena Feitó Cabrera, ministra de Trabajo y Seguridad Social, informó que existe personal en receso laboral para potenciar esa actividad; y explicó cuánto se hace para promover el trabajo a distancia y el teletrabajo, cuestiones en las que se avanza en la ciudad.

Marta Oramas, viceministra primera del Ministerio de Transporte, se refirió a ajustes que realizan para aumentar el sistema de inspección en paradas de ómnibus; entre otras medidas aplicadas en el Aeropuerto Internacional José Martí para evitar aglomeraciones.

José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud, evidenció avances en la situación sanitaria y en el proceso de vacunación masiva; aunque llamó a mejorar la identificación temprana de casos positivos en la comunidad, para lograr el ingreso o aislamiento inmediatos, porque en La Habana circulan las cuatro cepas del virus más agresivas, las cuales lesionan las células el organismo con mayor rapidez.

Foto: Ricardo Gómez

Situación epidemiológica en la última semana en La Habana; informada por Reinaldo García Zapata, gobernador de la ciudad

-En la última semana, con fecha de cierre del 12 de junio, disminuyó la intensidad de la transmisión de la pandemia en un 28.5%. El promedio de casos por día fue 431, contra 603 al finalizar el mes de mayo.

– La reducción se produce por decrecimiento; tanto de los casos autóctonos como de los importados, que disminuyen 28.7 y 14.3 por ciento, respectivamente.

– Los mayores niveles de transmisión están en Boyeros (con 43 casos por día), 10 de Octubre (40), Centro Habana y Arroyo Naranjo (38 cada uno), La Lisa (35), San Miguel (31) y Marianao y Playa (30 cada uno).

-Al cierre de la semana disminuyen en un cinco por ciento los casos confirmados (menos 158 en relación con la etapa anterior).

– Los casos autóctonos decrecen en un 5.47 por ciento, (menos 171) y los importados aumentan en 41.9 por ciento (más 13).

-La mayor incidencia durante la semana fue en los municipios Centro Habana (9.6 por ciento, con 287casos), Boyeros (9.2 por ciento, con 277), 10 de Octubre (9.1 por ciento, con 273), Arroyo Naranjo (8.5 por ciento, con 254), Playa (7.7 con 230), La Lisa (7.6 por ciento, con 227 casos).

-Se mantiene la trasmisión elevada. Aumenta la severidad de la enfermedad, con mayor acumulación de casos graves.

-Es más corto el tiempo de transición hacia la gravedad.

-Superan la tasa provincial los municipios de Regla, La Habana Vieja, Centro Habana, La Lisa, Marianao, Boyeros, Guanabacoa, San Miguel del Padrón y Cerro.

Disminuyen los controles de focos.

amss

Impactos: 57