Grupo de Experimentación Sonora: inconcebible en el olvido

Grupo de Experimentación Sonora del Icaic. Foto: Orlando Cardona

Decía el prestigioso intelectual Harold Gramatges que la música es el misterio de los misterios; y una afirmación tan rotunda como esta aparece plenamente justificada en el disco GES, de Real Project. Nada más que por el empeño en recrear la obra de antiguos integrantes del Grupo de Experimentación Sonora, nos asombra ver cómo jóvenes músicos se han convertido en celosos guardianes de la memoria de este añejado Grupo de Experimentación Sonora legado.

El quehacer en el Grupo de Experimentación Sonora de Sergio Vitier, Sara González, Noel Nicola, Eduardo Ramos, Emiliano Salvador, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Pablo Menéndez, lo encontramos proyectado en legendarios universos sonoros que merecen toda la devoción de las presentes generaciones. De ahí que seamos marcados por la osadía de Real Project en su pretensión de extenderse más allá del hecho de hacer versiones trilladas a piezas de estos compositores.  

Se trata de un auténtico desborde de la imaginación a causa del acento propio de un elegante estilo. Hay que conocer del sólido dominio profesional presente en músicos de vanguardia, para remover acertadamente uno de los temas más líricos del Grupo de Experimentación Sonora por aquella vibrante vocalización de Sara en Corales, como igualmente sucede con otro clásico de Vitier que es Bachiana popular.

Si bien es cierto que resulta imposible suplantar la belleza del tema original, precisamente desde ese respeto y admiración del Real Project por esta obra, nos la devuelven como una de las piezas más dramáticamente intensas del disco. Solo la confianza en una creatividad ilimitada les permite escoger libremente el acento del jazz en la memorable Tonada para dos poemas, de Silvio, en una emotiva cita donde se comparte el recuerdo de Emiliano.

Entre los invitados al disco, Polito Ibáñez asume una sentida declamación para la conocidísima Un hombre se levanta; mientras que el Repentino, del guitarrista Pablo Menéndez, está matizado por una inimaginable versión con las sugerentes flautas de Niurka González y Yasel Muñoz.

En conclusión, para nada resulta difícil imaginarnos el deleite supremo de quien fuera director del Grupo de Experimentación Sonora, el maestro Leo Brouwer, ante un relevante proyecto discográfico que, realizado por Luis Lagarza, Rafael Aldama, Roberto Luis Gómez y Ruly Herrera como Real Project, al plasmar la idea original de Enrique Carballea, nos han permitido promover el futuro revitalizado de un glorioso pasado, inconcebible en el vacío del olvido.

Guille Vilar 

amss

Impactos: 33