Recordando a la Señora Sentimiento (+ Audio)

Foto: Tomada de Internet

La voz singular de una cubanísima mujer bautizada como La Señora Sentimiento dejó en la huella de la cultura el notable registro sonoro aportado en las cualidades de contralto y la refinada musicalidad que la distinguieron como una de las más importantes voces de Cuba: Elena Burke.

Ella fue una de las mejores exponentes del movimiento del filing que, durante los años 50 y las posteriores décadas, contribuyó a gestar una identidad propia como solista en el catálogo musical de la Isla; dotándolo de expresiones sensibles que trascendieron a varios espacios íntimos de la noche habanera, como el conocido cabaret “Pico Blanco” del hotel Saint John.

En este sitio se recuerda con nostalgia los aplausos por su recurrente destreza para interpretar a capella composiciones de autores nacionales de la talla de Ñico Rojas, Marta Valdés, José Antonio Méndez y César Portillo de la Luz.

Foto: Tomada de Internet

Motivada por el tango y la personalidad de Libertad Lamarque, sus aspiraciones como artista fueron resaltadas en varias ocasiones al piano por Dámaso Pérez Prado, hasta incluso llegar a presentarse en el Palace de Broadway de New York y tomar el camerino de la legendaria Judy Garland.  

En su carrera artística distinguió con su presencia al conjunto “Las mulatas de fuego”, del año 1947; el trío “Las cancioneras”; y los cuartetos de Facundo Rivero, Orlando de la Rosa y la destacada pianista Aída Diestro. 

Entre los numerosos éxitos de la discografía de la Burke se encuentran De mis recuerdos; Lo material; y Amigas, junto a las voces de Omara Portuondo, Moraima Sequeda y Haydeé Portuondo.

Foto: Tomada de Internet

El ingenio y talento de la popular Señora Sentimiento también fue motivo de argumento para contar historias en el cine cubano; como sucedió en su interpretación de la pieza Ámame como soy, en el drama romántico “Una novia para David”, del director Orlando Rojas.

Elena fue, y es, una de las voces femeninas que definen la exclusividad de un modo de hacer y cantar en la cultura cubana que con alma y brillo propio puede seguir siendo escuchada a pesar de su partida física un día como hoy en el año 2002. Recordando a Elena Burke, quien se merece el beso de la eternidad.

Escuchar archivo de audio aquí…

amss

Impactos: 45