Cuba cuenta con el acompañamiento y el compromiso de sus músicos

Foto: Tomada de Granma

En la banda sonora de este momento crucial para el destino de la nación se expresa la participación y el compromiso social de la inmensa mayoría de los músicos cubanos, quienes asumen la importancia de acompañar a sus compatriotas en la batalla por superar la pandemia y no ceder ni un milímetro ante el bloqueo y la hostilidad de los gobernantes estadounidenses.

Así lo reconocieron artistas que ocupan prominentes jerarquías en diversos ámbitos de la creación musical en un diálogo sostenido con el ministro de Cultura, Alpidio Alonso, acerca de los desafíos que encaran las instituciones a fin de encauzar los procesos de creación y promoción, y despejar viejos y nuevos problemas.

Hallar de conjunto soluciones creativas e innovadoras al sistema empresarial de la música, un modelo colapsado, se presenta como una de las tareas que no admiten dilaciones. Mas no se trata únicamente de una renovación estructural, sino de propiciar un funcionamiento eficiente, y la integración coherente de todos los factores que intervienen en la producción y realización social del hecho artístico.

Tanto Fernando León Jacomino, viceministro de Cultura, como Indira Fajardo, presidenta del Instituto Cubano de la Música, compartieron el itinerario que debe conducir a la transformación del estado de cosas, a partir del pensamiento colectivo, los intercambios con la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y el movimiento sindical, la implicación y consulta a organismos e instancias gubernamentales, mientras se avanza en el perfeccionamiento del Ministerio de Cultura y el cumplimiento de los programas temáticos de desarrollo en el sector.

En nuestro país, subrayó el Ministro, contamos con lo necesario para dar el salto, talento, inteligencia y calificación del potencial humano y la voluntad política imprescindible para hacer viable un sistema organizacional a la altura de las calidades y la riqueza de la música cubana.

Una estimulante demostración de lo que se puede y debe hacer se tiene en la respuesta de las instituciones y los artistas ante el escenario impuesto por la pandemia, que obligó a repensar la comunicación de la música y los músicos con sus audiencias.

La producción de 265 materiales audiovisuales, en su mayoría transmitidos por la televisión y las redes sociales desde el comienzo de la pandemia hasta finales de marzo pasado –conciertos, recitales, videoclips y presentaciones destinadas a los niños, en los que intervinieron tres mil 500 músicos de casi todo el país–, y la migración al espacio virtual de los festivales Jazz Plaza, Pepe Sánchez y Cubadisco evidenciaron la pertinencia de explorar las posibilidades de las tecnologías de la comunicación y, en el caso de los medios públicos, la concreción de alianzas con la radio y la pantalla doméstica.

Como un terreno aún inexplorado, pero en el que se advierten potencialidades, los participantes en el encuentro coincidieron en identificar la comercialización por plataformas digitales.

Pedro de la Hoz 

amss/Tomado de Granma

Impactos: 27