Frente a la alineación del Cuba en el preolímpico de béisbol

Estamos en zona de juego, con el preolímpico de las Américas de béisbol desde el próximo lunes y, sin lanzar la primera bola, las emociones ya palpitan en un pueblo que respira pelota. Soy de los que miran con optimismo cada reto de nuestros peloteros: los he visto fallar, perder o ganar, pero nunca rendirse

Por/Oscar Sánchez Serra

Roel Santos parece el único indiscutido en el line-up del Cuba. Foto: Ismael Batista Ramírez

Estamos en zona de juego, con el preolímpico de las Américas de béisbol desde el próximo lunes y, sin lanzar la primera bola, las emociones ya palpitan en un pueblo que respira pelota. Soy de los que miran con optimismo cada reto de nuestros peloteros: los he visto fallar, perder o ganar, pero nunca rendirse.

La gesta que se avecina es la de más envergadura que hemos enfrentado, no solo, o no tanto, por la calidad de los adversarios, sino porque con lo único que se cumple es con el primer lugar, para abrir las puertas de Tokio. Claro que así es para todos, incluyendo al conjunto de Estados Unidos, el más balanceado y el de más aval tras leer las nóminas de los participantes.

Es cierto que el grupo B (Venezuela, Canadá y Colombia), en el que está ubicada la selección cubana, es mucho menos exigente que el A (EE. UU., República Dominicana, Puerto Rico y Nicaragua), pero eso, lejos de acomodar, incrementa la demanda, pues hay que salir a buscar los tres triunfos. Con ellos hay una mayor posibilidad de coronarse o de conseguir los puestos dos y tres, que aseguran otra oportunidad de ir por el boleto a la capital japonesa.

Cuba se ha preparado muy bien, pero, sobre todo, sabe sus carencias. En los últimos años no bateamos y, por lo tanto, no anotamos carreras. En la más reciente aparición internacional (Premier-12, en 2019) promediamos solo 163 y el equipo fue incapaz de conectar un extrabase.

Esa es la causa por la cual el tema de la afición beisbolera, de los periodistas y, por supuesto, de los técnicos, ha sido responder: ¿qué hacer para fabricar esas anotaciones? Escuchando a Carlos Tabares y a Rolando Verde, en el programa Bola viva, esos dos grandes exjugadores, tocados además por una profunda interpretación del juego, dieron ese jit decisivo. Coincidieron en que lo primero es poner hombres en circulación.

Por supuesto que es fácil decirlo, lo difícil es vencer a un pitcheo con oficio, experiencia y aval, como el del venezolano Aníbal Sánchez, por ejemplo, en el desafío del estreno. El debate pasa por si se emplearía una alineación con más fuerza al bate o de más contacto y que aporte velocidad en función de esa necesitada ofensiva.

Visto así, el mentor Armando Ferrer y su colectivo de dirección tendrían la inmensa responsabilidad de cómo alinear, si de una u otra forma. Tiene las dos fórmulas en su plantilla, lo que ilustra cuán complejo es la toma de decisiones, y nos hace pensar mejor a la hora de emprenderla con los directivos.

Confieso que me gustaría tener de titulares a los dos Santos, pero eso llevaría a prescindir de Despaigne o de Cepeda, decisión que se las trae, sea uno o el otro el que quede fuera. ¿Qué haríamos todos los mentores que cada cubana y cubano tenemos dentro? Solo les puedo decir que, a esa hora no quisiera, ni por un segundo, estar en la piel del mánager.

odh/Tomado de Granma

Impactos: 30