Vacunar primero a los ancianos

Enrique Moreira tiene 83 años. Combatiente de la Sierra Maestra. Foto: Ricardo Gómez

Personas de la tercera edad son tratados como niños

Este miércoles, 179 vacunatorios abrieron sus puertas en el municipio La Habana del Este, y lo hicieron acogiendo a quienes tienen más de 60 años y les corresponde la segunda dosis de Abdala.

Primero verifican sus síntomas vitales: la presión arterial, pruebas de glicemia, temperatura… Si manifiestan buen estado general, son vacunados.

La respuesta de la población es muy favorable: cooperan, agradecen…

La doctora Heydi Yusleid Salazar Salinas conoce por el nombre a cada uno de sus vecinos y los guía en la escuela “Túpac Amaru”, que reúne a pacientes atendidos en los consultorios 16 y 17, del Policlínico “Mario Escalona”.

Los médicos son muy jóvenes; y algunos, por su edad, se confunden con los estudiantes de la carrera que apoyan estas labores.

Allí conocimos a Enrique Moreira, quien con 83 años ayuda en lo que puede y ahora vino a recibir su dosis. Hace poco se presentó a donar sangre.

“Ese fue el ejemplo que me dio Fidel”, dice; y recuerda que con sólo 16 años se incorporó al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra.

Según autoridades municipales, hace 14 días, cuando tuvo lugar el inicio de este proceso, más de 179 mil capitalinos de esta localidad fueron inoculados con la vacuna Abdala.

“Para lograr cosas como éstas fui a la Sierra; y para que muchachos como ustedes vistan esas batas blancas”, espetó Enrique a una joven médico mestiza que lo trataba como a un niño.

Foto: Ricardo Gómez
Foto: Ricardo Gómez
Foto: Ricardo Gómez
Foto: Ricardo Gómez

amss

Impactos: 70