Curso sobre exportación e importación en La Habana

Foto: Ricardo López Hevia

El diálogo y el intercambio transparentes entre los diversos actores económicos pueden contribuir al establecimiento de alianzas y encadenamientos entre los diferentes modelos de gestión, refrendados por la Constitución, para alcanzar un socialismo próspero y sostenible, en el cual primen la soberanía e independencia nacionales, lo que no excluye el crecimiento económico mutuo. En otras palabras: ganar, ganar.

Así quedó demostrado durante la apertura, desarrollo y clausura del curso auspiciado por el Centro de Estudios de Superación Posgraduada de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (Cespanec) de La Habana, cuyo propósito fue ofrecer conocimientos a las formas de gestión no estatales (FGNE) para importar y exportar bienes y servicios mediante empresas estatales especializadas en esas vitales actividades económicas.

El ejercicio docente tuvo como colofón un diálogo distendido, respetuoso y fructífero entre los representantes de las FGNE y un grupo de expertos de empresas de comercio exterior con un amplio nomenclador de productos necesarios e imprescindibles para el desempeño de los primeros, su crecimiento, expansión y desarrollo económicos.

Cada una de las partes involucradas en la implementación de esta política económica aprobada en agosto de 2020 escucharon criterios diversos, inquietudes, dudas e interrogantes, sin ofrecer espacio a prejuicios asentados en prácticas nocivas precedentes que lejos de construir puentes crean rupturas.

Como parte del ejercicio final del curso,los alumnos de las FGNE propusieron mejorar los servicios de exportación e importación mediante la formación de expertos, disponer de sistemas de trabajo e información dirigidos a conocer las expectativas y el funcionamiento de los negocios privados, así como se hagan públicos los diferentes rubros importables y exportables con sus respectivas fichas de costo.

Tanto el Consejo Ejecutivo Provincial de la ANEC capitalina, como la Sección de Base de esa organización profesional que agrupa a los emprendedores, acordaron replicar este tipo de curso, el cual ha suscitado el interés en otros territorios del país.

La Estrategia Económico Social aprobada en este sentido, va “cumpliendo los objetivos; aunque evidentemente, es un asunto que aún tiene que ir cogiendo fuerza”; según ha manifestado Alejandro Gil Fernández, vice primer ministro y titular de Economía y Planificación.

A través de entidades estatales establecidas con ese propósito, al cierre de abril del actual año se habían formalizado más de mil 980 contratos: alrededor de mil 880 para importaciones y unos 98 para exportar.

Estas cifras, insuficientes aún, ofrecen una clara señal -criterios encontrados aparte- sobre la factibilidad de esta política; y acerca de esta, el Informe Central al Octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba alerta en cuanto a quienes “esperando hacer estallar el principio socialista del monopolio del Estado sobre el comercio exterior, vienen reclamando que se autorice la importación comercial privada en el ánimo de establecer un sistema no estatal de comercio interior”.

Cuba posee, hasta la fecha, 41 empresas que ofrecen servicios de comercio exterior a las FGNE; y más del 50 % de los contratos suscritos entre ambas partes utilizan la modalidad de consignación o depósitos aduanales, lo cual permite que las mercancías se entreguen de forma inmediata a los clientes.

Jorge Rodríguez Hernández

amss/Tomado de Tribuna de La Habana

Impactos: 23

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − 14 =