Nuestra gente, la COVID-19 y esta Habana tan única

Foto: Joyme Cuan

La mayor parte de las veces, cuando pensamos en La Habana, nos viene a la mente su Malecón con el azul intenso de su mar, la belleza de sus lugares; como el Centro Histórico de La Habana Vieja, los parques, el arbolado, en fin, toda la belleza que la caracteriza y que es bálsamo para la vista de hijos naturales y visitantes; pero no con tanta frecuencia pensamos en su gente.

Foto: Joyme Cuan

A pesar de la COVID-19 que nos azota con fuerza, el andar de los habaneros se hace cotidiano en sus labores; y tras los nasobucos se refleja la fuerza y confianza de un pueblo peleador con el coraje para afrontar las dificultades, en su mayoría debidas al cruel bloqueo. 

Foto: Joyme Cuan

Luchamos por hacer un país mejor, empleando la energía física y mental para crear en favor de un futuro seguro. 

Foto: Joyme Cuan

Médicos, científicos, trabajadores de la Salud en general; pero también constructores, educadores…; todos unidos en esta batalla de la que sabemos saldremos vencedores. 

Foto: Joyme Cuan

La Habana se mueve mediante los pies de su gente solidaria, conversadora, empática; aunque ahora guarden la distancia y la sonrisa solo se vea en la mirada. 

Foto: Joyme Cuan
Foto: Joyme Cuan

Y más allá del quehacer diario, siempre habrá instantes para llenarse de vida y contemplar desde el añorado muro el añil de nuestro mar. 

Foto: Joyme Cuan

Clara Luz Domínguez Amorín y Joyme Cuan González

amss/Tomado de Tribuna de La Habana

Impactos: 50

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × dos =