Intervención sanitaria en La Habana: por todos y para el bien de todos

Foto: Tomada de ACN

En la semana recién culminada se inició la intervención sanitaria con el candidato vacunal Abdala en cuatro municipios de La Habana, marcando otro hito para la Medicina y la Ciencia cubana.

La participación en el proceso es totalmente voluntaria; y si bien se prioriza a los mayores de 60 años, por ser los más vulnerables, la edad mínima aprobada es de 19 años, a partir de la cual se podrá intervenir a quienes lo deseen; excepto los convalecientes de la COVID-19, los alérgicos al Timerosal, los que tengan padecimientos oncológicos y estén bajo tratamiento y quienes estén afectados por una enfermedad infecciosa aguda y se les esté suministrando antibióticos.

Los pobladores de Regla, San Miguel del Padrón, La Habana del Este y Guanabacoa asistieron entusiasmados a esa fiesta de la salud y la vida. En esos territorios se habilitaron casi 500 puntos vacunatorios, ubicados en su gran mayoría en los consultorios, con todas las condiciones para el chequeo médico de los pacientes y el posterior suministro del inmunógeno. También se acondicionaron con todos los requerimientos establecidos las salas de observación, que cuentan con el personal calificado para seguir la evolución de los pacientes, quienes deberán permanecer allí durante una hora tras la inyección.

Foto: Marcelino Vázquez

Previo al inicio del proceso se dispuso toda la cadena de frío en óptimas condiciones para la conservación de los bulbos a la temperatura requerida, así como la logística para su transportación hasta los sitios clínicos.

Como ha sido una constante en el enfrentamiento a la pandemia, los jóvenes volvieron a dar un paso al frente; y así lo demuestran los cuatro mil 254 estudiantes de Medicina que laboran diariamente en los sitios clínicos; así como los alumnos de la Universidad de La Habana y la Universidad Tecnológica José Antonio Echeverría, quienes se encargan de los registros estadísticos.

La ubicación de los futuros galenos se organizó de manera que no se afectaran las labores de pesquisaje y la atención de los ingresos domiciliarios, garantizando la sostenibilidad de la prevención y control de la COVID-19 en las áreas de Salud.

Foto: Oilda Mon

El presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP), Luis Antonio Torres Iríbar, y su vicepresidente, Reinaldo García Zapata, compartieron con los pacientes que asistieron a los consultorios para inyectarse en un emotivo intercambio que confirmaba una vez más el estrecho vínculo de los máximos dirigentes de la capital con las masas.

Situación epidemiológica compleja

En la semana que culminó se mantuvo la confirmación de más de 600 casos diarios como promedio, ratificando la tendencia de los últimos meses al crecimiento exponencial, aunque hubo jornadas en que la tasa de incidencia estuvo por debajo de los registros.

Aunque se mantiene el trabajo constante del sistema de Salud y los órganos de defensa a nivel territorial, Torres Iríbar alertó en reiteradas ocasiones sobre evitar un posible escenario de acomodamiento o resignación ante las elevadas cifras que se han registrado en las últimas semanas y convocó a revertir la situación con el trabajo de todos los implicados en el enfrentamiento.

Especial seguimiento se le dio al comportamiento de la pandemia en el municipio Boyeros, que se caracteriza por una elevada incidencia y dispersión de casos, afectando a casi todas las áreas de Salud; y muy especialmente en la de Capdevila, por lo cual se intensificó su estratificación.

Otro tema que ocupó permanente la atención del CDP fue el incremento de pacientes confirmados en las salas de terapia intensiva, que llegó a alcanzar el centenar de casos, con desenlaces fatales que sobrepasaron la media de jornadas anteriores.

Las máximas autoridades de la ciudad analizaron con los directivos sanitarios de la provincia las causas de cada uno de esos decesos e insistieron en extremar las medidas de cuidado de esos pacientes; así como el seguimiento que se le debe dar a quienes presentan comorbilidades desde que son diagnosticados positivos a la COVID-19, porque la prioridad número uno será siempre salvar vidas.

Esa es también la premisa de la intervención sanitaria donde se atienden a todos los ciudadanos; no importa su color de piel ni condición social porque, como expresó el presidente del órgano de defensa provincial en sus visitas a los sitios clínicos, la Revolución se hizo para todos; y nuestro sistema de Salud gratuito y humanista estará siempre en función de cuidar y sanar al pueblo, sin escatimar recursos materiales ni humanos.

Torres Iríbar resaltó el gigantesco esfuerzo que ha hecho el país y la capital para asegurar esa intervención sanitaria y convocó a todos los factores involucrados a cumplir estrictamente con lo planificado para convertir ese proceso de inmunización en otro éxito de la medicina cubana y del modelo socialista y revolucionario de Salud pública.

Eduardo Douglas Pedroso

amss/Tomado de Tribuna de La Habana

Impactos: 33

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × tres =