Alertas por la vida

Gisell Garrido Amable, a cargo de dirigir a los voluntarios de la Cruz Roja de La Habana. Foto: Marietta Riverí

Enfrascados desde hace más de un año en la batalla contra la COVID-19, los más de dos mil voluntarios de la Cruz Roja de La Habana conmemoran este sábado el Día Internacional de esta organización y de la Media Luna Roja.

Centros de aislamiento, cierres fronterizos en comunidades, pesquisas, reparto de alimentos; así como también oportunas charlas educativas, acompañamiento a la población, entre otras tareas, involucran a los integrantes de la institución fundada en Cuba en el año 1909, con el objetivo de socorrer a la población en situaciones de catástrofes, desastres naturales y eventos violentos.

La Cruz Roja de la capital cuenta con una fuerte presencia juvenil, activa también frente a penetraciones del mar en zonas costeras de la ciudad, salas de terapia intensiva en hospitales, incendios y otros eventos donde se requieran sus especializados saberes.

Cursos de capacitación para el perfeccionamiento de sus integrantes, interrelación estrecha con organismos como el Ministerio de Salud Pública y una constante preocupación por actualizar conocimientos y ponerlos al total servicio de los seres humanos, caracterizan a los voluntarios de la Cruz Roja en la capital y en todo el país; inmersos ahora en los preparativos para apoyar la intervención masiva a la población habanera con los candidatos vacunales cubanos, según aseguró Gisell Garrido Amable, a cargo de dirigir a los voluntarios en esta ciudad.

Foto: Cortesía de la Cruz Roja de La Habana
Foto: Cortesía de la Cruz Roja de La Habana
Foto: Cortesía de la Cruz Roja de La Habana
Foto: Marietta Riverí

amss

Impactos: 57

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cinco =