La Habana es una canción de amor en sí misma

Foto: Alejandro Basulto

¿Será lo abierto tu secreto, / noble Habana, Señora, / tu breve corpulencia, / tan graciosa, / tendrá por eso ese perfil de ave / —el pie bien afincado—/ y ese ligero aire / fanfarrón?

Fina García Marruz

La Habana es una canción de amor en sí misma. El azul de su cielo, sus aguas del mismo tono que reflejan el paso apresurado del transeúnte que va para su diaria labor, o que pasea, contemplándose en ese mar único tan añil que deslumbra al hijo y al adoptado o visitante. 

Foto: Alejandro Basulto

Muchos han dedicado sus mejores poesías a esta ciudad, y otros se han inspirado al cantarla verso a verso desde el corazón.

A pesar del terrible mal, que nos azota sin piedad, su gente ha sabido alcanzar ese arcoíris que se vislumbra en el horizonte, con su esfuerzo diario por hacer más, por lograr avanzar en medio de dificultades y bloqueo. 

Foto: Alejandro Basulto

Nuestros médicos y científicos constituyen ejemplo para el mundo, y nuestra soberanía se impone en cada paso del diario bregar.

Libres como las aves que sobrevuelan ese cielo, nos sentimos todos, capaces y responsables de alcanzar la meta concebida. 

Foto: Alejandro Basulto

La Habana, nombre de mujer, es cálida, pero indomable y no se rinde; va orgullosa en pos de vencer contra la COVID-19 y cualquier mal que aceche. Sus hijos idean, luchan, y se mantienen firmes para lograr la victoria final. 

Foto: Alejandro Basulto

Como dijera Retamar: Ciudad agrietada cada día por el sol / Y rehecha en silencio / Desde el atardecer / Para que la mañana la encuentre de nuevo intacta, / Con sólo algunos papeles y muchos besos de más. / Única ciudad que me es de veras. / Ni mejor ni peor, ni llena ni pobre: verdadera… 

Foto: Alejandro Basulto
Foto: Alejandro Basulto
Foto: Alejandro Basulto

Clara Luz Domínguez Amorín, Alejandro Basulto

amss/Tomado de Tribuna de La Habana

Impactos: 44

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − doce =