Sesenta años de los círculos infantiles: Una de las más nobles creaciones de la Revolución

Surgidos el 10 de abril de 1961 en La Habana, están celebrando 60 años en circunstancias especiales, provocadas por la pandemia de la COVID-19, pero manteniendo sus principios fundacionales


Por/ARIEL SAMPEDRO

Cuidando las medidas higiénico-sanitarias transcurre con normalidad la vida de los infantes en el círculo infantil Mi alegre pelota Foto: Joyme Cuan

Los círculos infantiles nacieron el 10 de abril de 1961 en La Habana. Están celebrando 60 años en circunstancias especiales, provocadas por la pandemia de la COVID-19, pero manteniendo sus principios fundacionales.

Surgen como una de las obras más nobles e imperecederas de la Revolución, con gran sentido humano, que garantizan la incorporación plena de las mujeres a la vida laboral, contribuyendo a la educación integral de los pequeños desde edades tempranas, creando hábitos, costumbres, normas de conducta que refuerzan la educación del hogar; a trasladar a la vida familiar las costumbres y hábitos higiénicos educativos de la institución, ayudando a los padres a conocer y orientar mejor a sus hijos.

Su máximo impulsor fue el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien le dio la tarea a Vilma Espín, casi inmediatamente después del triunfo revolucionario, que dirigiendo la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), impulsó la creación de estas instituciones. Las primeras se establecieron en barrios de los municipios de Arroyo Naranjo, Diez de Octubre y Centro Habana; el Camilo Cienfuegos, el Ciro Frías y el Fulgencio Oroz fueron los tres primeros centros de este tipo inaugurados en La Habana.

Asimismo, en estos centros, la organización de la vida de los niños se rige por los requerimientos de un horario de vida que contempla sus necesidades básicas, alimentación, aseo y sueños, así como las actividades docentes, pedagógicas, acorde a cada edad, propiciando su desarrollo integral y multifacético, además de la socialización tan importante para su formación en las edades tempranas.

 Foto: Joyme Cuan

A pesar de la actual situación epidemiológica que atraviesa el país, más de 900 círculos infantiles en Cuba han permanecido abiertos, así lo dio a conocer María de los Ángeles Gallo, directora nacional de Primera Infancia en el Ministerio de Educación (MINED),durante una transmisión en vivo, a través de la página en Facebook de la UNICEF en Cuba. Cumpliéndose todos los protocolos sanitarios, el uso del nasobuco, el distanciamiento social y el lavado frecuente de las manos.

Mantener abiertos estos centros, ha garantizado el cuidado de los hijos de un número considerable de madres trabajadoras que se desempeñan en labores vitales del país; en tal sentido, cabe resaltar las palabras de nuestro Comandante Fidel cuando expresara, en el acto constitutivo de la FMC, el 23 de agosto de 1960 …hay que estudiar todos los problemas de las mujeres que tienen que trabajar y no tienen donde dejar a sus hijos… 

A esta noble tarea se entregaron con entusiasmo miles de compañeras, mediante diversas iniciativas con el fin de recaudar fondos para la construcción de los círculos infantiles. Se efectuaron tómbolas, venta de objetos artesanales creados por ellas, venta de café. El ejemplo más conmovedor fue el de Fe del Valle, trabajadora de la Tienda El Encanto, quien intentando rescatar los fondos recaudados para la construcción del círculo infantil del Comercio, que lleva su nombre en su honor, muere entre las llamas del voraz incendio provocado por el nefasto atentado a la tienda, tras el tristemente recordado acto terrorista.

Estas instituciones disponen del personal de Salud, administrativo y docente que controlan el estado en general de los infantes y el cumplimiento de todas las normas de vida que garantizan su bienestar y educación integral, aún en estas condiciones tan complejas y especiales.

Los círculos infantiles como institución educativa cubana durante estos 60 años, han favorecido la integración de la mujer a la sociedad que con toda tranquilidad entregan a sus hijos para desempeñar disímiles labores, pues el cuidado y la formación de los infantes están garantizados.

Como obra genuina de la Revolución, estas instituciones llegaron para quedarse desde ese 10 abril de 1961 hasta nuestros días, y mucho hay que agradecerles, ya que a pesar de los duros momentos vividos en el país no han cerrado sus puertas y todo su personal se esmera para educar a los niños desde las edades tempranas. Motivos para que celebremos estos 60 años de creación de los círculos infantiles honrando a todos sus fundadores y trabajadores.  

odh/Tomado de Tribuna de La Habana

Impactos: 47

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =