La huelga del 9 de abril

Foto: Radio Habana Cuba

Todo proceso revolucionario ha de pagar inevitablemente la cuota de su propio aprendizaje del mismo modo que sus valerosos, honestos y convencidos protagonistas no han contado siempre con la experiencia necesaria para encauzar su lucha por los caminos más efectivos e inmediatos.

Ese fue el precio que costeó la huelga del 9 de abril de 1958: una audaz acción que en diversas regiones movilizó a muchos cubanos inexpertos y escasamente armados, decididos a paralizar el país a fin de desatar una masiva reacción popular que precipitara el fin de la dictadura batistiana.

Pero pese al coraje demostrado por los humildes y mayoritariamente jóvenes participantes en la acción, aquel día el movimiento revolucionario sufrió uno de sus más amargos y dolorosos reveses cuyo sangriento saldo fue una violenta ola represiva que cobró la vida de numerosos luchadores revolucionarios y dirigentes del movimiento clandestino.

En aquel baño de sangre la revolución perdió combatientes de valor excepcional, mientras el desaliento y la angustia evidenciados en las masas representaron un duro impacto para la lucha insurreccional en las ciudades; porque la senda que condujo a nuestro pueblo a su victoria definitiva no sólo estuvo empedrada de aciertos y triunfos, sino también de frustraciones y reveses.

Precisamente de esos contrapuestos materiales están hechas las revoluciones, si son verdaderas. Y con esa convicción los combatientes por la soberanía de Cuba se sobrepusieron decisivamente hasta a los más severos golpes, convirtiéndolos en una nueva razón para continuar su lucha.

Ese ha sido el inclaudicable espíritu que ha animado y animará por siempre la marcha de los cubanos en pos de sus ideales y sus sueños. Los ideales y los sueños por los que también se combatió hasta triunfar o morir aquel histórico 9 de abril de 1958.

amss

Impactos: 23

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =