Recordando a Portocarrero

Foto: Tomada de Internet

Mayormente autodidacta, René Portocarrero desarrolló desde niño su vocación por la pintura junto a un apego sin límites a Cuba, centrado en La Habana; la ciudad donde nació y que tantos paisajes pintara de ella, como este que ilustra un sello de correos de 1967.

Foto: Tomada de Internet

Pintar era su razón de existir; y solo dejó de hacerlo cuando físicamente nos abandonó el 7 de abril de 1985, hace ya 36 años, legándonos una inmensa y universal obra plástica donde los colores de su amada isla están presentes en figuras carnavalescas; diablitos; arlequines; floridas mujeres; y otras múltiples formas en cuadros, murales, cerámicas, algunos presentes en nuestra filatelia.

Fotos: Tomadas de Internet

Consideraba el triunfo de la Revolución como un momento importante en su vida, pues es en el período revolucionario donde alcanza su madurez artística.

amss                  

Impactos: 38

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + quince =