Un ancestral oficio al servicio del pueblo

Foto: Marietta Riverí

El incremento de los niveles productivos a pesar de las dificultades con las materias primas y el constante batallar contra las ilegalidades y violaciones de las normas técnicas, constituyen objetivos de los trabajadores del sector alimentario en la capital durante los primeros meses del presente año.

Así lo expresaron directivos de la Empresa Provincial de esta industria en La Habana en un intercambio con la prensa durante el que se evidenció la voluntad de rescatar la calidad panadera, para lo cual se implementan estrategias que incluyen inspecciones nocturnas sorpresivas y la colaboración con otras entidades en la recuperación de hornos criollos, fabricación de bandejas y piezas de repuesto.

Maité Leira Lamadrid, subdirectora de Fiscalización y Control de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria en La Habana. Foto: Marietta Riverí.

El ingenio colectivo garantiza en la capital la elaboración diaria de más de dos millones de panes para la venta normada, principal misión  en las 250 unidades existentes.

Al decir de Maité Leira Lamadrid, subdirectora de Fiscalización y Control en la entidad, violaciones en las normas y precios, incumplimientos en los horarios de cierre y apertura de las unidades, y la no presencia de la documentación requerida, conforman las principales infracciones detectadas; todo ello en detrimento de la calidad del producto y del servicio a la población.

Ordenar

Geovanni Milián Matos, subdirector de Economía de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria en La Habana. Foto: Marietta Riverí.

Geovanni Milián Matos, a cargo de la subdirección de Economía, explicó que la puesta en marcha de la Tarea Ordenamiento no los tomó desprevenidos: actualizaron fichas de  costo y se enfrascaron en soluciones a fin de contrarrestar la elevación de los precios de las materias primas sin afectar el servicio al pueblo.

A dos meses de iniciada la Tarea Ordenamiento en el país, la empresa, según asegura su subdirector económico, obtuvo utilidades; y se beneficiaron los obreros con la reforma salarial, un mes antes de comenzar el proceso, y con un incremento de siete veces el salario promedio.

Agregó el especialista que se encaminan las acciones, ante el aumento de los precios mayoristas de las materias primas, a elevar la eficiencia productiva y no respaldar las pérdidas con el alza en los precios a la población.

Iliana Laredo, directora del Centro de Tecnología y Calidad de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria en La Habana. Foto: Marietta Riverí

Rescatar la calidad panadera

Ciencia y conciencia son elementos básicos de todo proceso industrial, según asegura Iliana Laredo, directora del Centro de Tecnología y Calidad de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria en La Habana: “El pan no escapa a esa condicionante; y en su confección, dos organismos vivos se interrelacionan: la levadura y el hombre.”

Agregó la especialista que ante las quejas, denuncias y opiniones de la población sobre el tema de la calidad del pan y las ya conocidas limitaciones financieras y materiales, sólo con el estricto cumplimiento de las cartas tecnológicas, y por supuesto, con la concientización de cada uno de los implicados en el proceso, la antigua profesión retomará su habitual prestigio y el preciado alimento su imprescindible lugar en la mesa de cada cubano.

amss

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − siete =