Investigan realidad en Cuba del teletrabajo y el trabajo a distancia

Foto: ACN

Profesores investigadores de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana (UH) y de la Tecnológica José Antonio Echeverría, en la capital, estudian las condiciones laborales, los resultados del trabajo y las competencias asociadas al trabajo a distancia y el teletrabajo en Cuba.

Adalberto Ávila Vidal, uno de los coordinadores del proyecto por la UH, declaró a la Agencia Cubana de Noticias que sus resultados tributarán a la elaboración de un reglamento por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) para el desarrollo más efectivo de esas modalidades, teniendo en cuenta su reciente auge en la nación a raíz del distanciamiento físico impuesto por la pandemia de la COVID-19.

Un resumen parcial de la investigación, compartido en exclusiva, precisa que se subió un cuestionario a través de la plataforma online del MTSS para su aplicación masiva; y se analiza una población de más de 322 mil empleados, de ellos el 92 por ciento en trabajo a distancia y el resto en teletrabajo.

En el corte realizado en diciembre de 2020 se procesaron alrededor de 26 mil encuestas aplicadas, en las cuales la mayoría de los encuestados procedió del sector de los servicios y los otros del productivo; mientras, el 99 por ciento dijo desempeñarse en el tipo de gestión estatal y solo un punto porcentual perteneció a la variante no estatal.

La distribución por provincia evidenció el inmenso predominio del trabajo a distancia en La Habana; seguida por mucha diferencia de Holguín, Pinar del Río y Matanzas; y el resto de los territorios representó menos del cinco por ciento de la muestra estudiada.

También se manifestó la necesidad de esclarecer los conceptos de ambas formas de organización del trabajo, pues algunos directivos y trabajadores no dominaron con exactitud la modalidad a la que se acogían.

La edad promedio de los vinculados a esta opción resultó de aproximadamente 45 años en los trabajadores y de 50 años en los directivos, y la media del tiempo en trabajo a distancia o teletrabajo constituyó cinco meses.

A su vez, se demostró que las mujeres fueron mayoría en esta forma de empleo; y en cuanto a la categoría ocupacional, predominaron los cargos técnicos, seguidos de los profesionales, lo cual coincidió con las tendencias a nivel internacional.

Gran cantidad de encuestados refirió tener bajo su cuidado a niños, un 24 por ciento afirmó velar por la seguridad de adultos mayores dependientes y pocos casos dijeron cuidar a personas discapacitadas.

Una cifra superior de empleados calificó su experiencia en el trabajo a distancia como buena, mientras que el 10 por ciento la consideró regular, y solo al uno por ciento le pareció mala.

Asimismo, varios opinaron que otros en su organización también podrían realizar esta variante, y la mayoría recomendó el empleo de estas alternativas laborales.

No obstante, solo un 65 por ciento refirió que le gustaría quedarse trabajando de esa forma, y menos de la mitad de los directivos opinó que sus subordinados deberían mantenerse en la mencionada variante.

Estos y más datos develados por la investigación requieren profundizarse en posteriores estudios cualitativos; y según Ávila Vidal, también decano de la Facultad de Psicología, deben presentarse en el próximo chequeo del Programa Nacional de Empleo.

Para el trabajo a distancia y el teletrabajo resulta necesario garantizar determinadas condiciones en aras de que sus resultados sean exitosos; por tanto, es preciso tener en cuenta cuestiones organizativas, ergonomía, seguridad y salud laboral, comunicación y capacitación, entre otros aspectos.

Los recientes estudios se proponen fomentar estas nuevas modalidades y ofrecer herramientas para su adecuada gestión; y sobre el tema se encuentran en proceso de publicación cuatro artículos, y en ejecución, dos tesis doctorales.

Lorena Chávez Fernández

amss/Tomado de ACN

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 5 =