Febrero: entre un gran desafío y una Soberana esperanza

Foto: Naturaleza Secreta

“Hay que evitar a toda costa que se enfermen los profesionales en las instituciones hospitalarias. Todo lo que hagamos es insuficiente en materia de protección para lograr ese objetivo (…)”.

Reinaldo García Zapata, vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial

El comportamiento de la pandemia en La Habana durante la última semana de febrero osciló entre la tendencia al alza de los pacientes confirmados con la COVID-19 y un leve descenso de los casos positivos en las últimas jornadas, que podría, ojalá, avizorar el arribo a un estadio de meseta en la curva epidemiológica.

Lo cierto es que los diagnosticados con la enfermedad y los controles de focos que permanecen abiertos reafirmaron la prevalencia de una elevada carga viral, que preocupa, y ocupa, a las autoridades del Consejo de Defensa Provincial (CDP) que aprobaron una veintena de medidas en el ámbito sanitario.

Esas acciones están enfocadas a optimizar las fuerzas que participan en las pesquisas, reforzar y controlar el aislamiento de contactos, mantener al día la entrega de resultados de PCR y el traslado de sospechosos a centros asistenciales, y aplicar el protocolo establecido para evitar que los pacientes que padecen de comorbilidades agraven su estado clínico.

Ante la imposibilidad de internar en centros asistenciales a todos los contactos de confirmados, por la envergadura del rebrote, se intensificará el monitoreo del confinamiento en el hogar; que se ha convertido en el epicentro de la pandemia a partir del incremento de los casos positivos entre los convivientes, evidenciando, una vez más, que no se ha cumplido con los protocolos establecidos.

Por ese motivo, el presidente del CDP, Luis Antonio Torres Iríbar, definió como una de las tareas prioritarias el completamiento del personal en los consultorios del médico y la enfermera de la familia, que registran un déficit de 19 médicos y 89 enfermeras; y liberar ese personal de otras tareas que no son su objeto de trabajo.

Foto: Eduardo Douglas Pedroso

“Hay que quitarle a los médicos de la comunidad toda la carga burocrática a la que se les ha sometido en los últimos años, afectando el principio fundacional de ese programa que es la medicina preventiva, el chequeo diario del estado de salud de los vecinos y la prevención de las enfermedades. Esa es su misión, la labor minuciosa, el seguimiento diario a sus pacientes, eso es vital para cortar la transmisión del virus y controlar la pandemia”; sentenció el máximo dirigente partidista de la capital.

Otro problema detectado en la Atención Primaria de Salud es el alto por ciento de médicos y enfermeras que se han acogido a licencias, más de un 30 %, con una alta prevalencia entre las féminas que alegan el cuidado de los menores en las casas; aun cuando se habilitaron un número de escuelas y círculos infantiles para atender esos casos en los municipios.

Las autoridades del CDP indicaron efectuar un análisis minucioso de cada licencia otorgada, de conjunto con las administraciones y los ejecutivos sindicales, para la reincorporación de ese personal siempre que sea posible. Torres Iríbar enfatizó que la capital pasa por una situación excepcional y los trabajadores sanitarios son insustituibles, por lo que su ausencia es más perjudicial en este momento cuando enfrentamos un rebrote.

En cuanto a la cobertura a las labores de pesquisa comunitaria, se acordó que todos los estudiantes que estén asistiendo a las facultades municipales de Ciencias Médicas se integren a los consultorios en las comunidades donde residen. Sobre ese tema se orientó también que los miembros de las organizaciones de masas y los trabajadores de algunos sectores como el educacional, que no están laborando en estos momentos, se incorporen a la pesquisa junto a los estudiantes de Medicina.

El otro escenario donde se evidencia una reiterada propagación del virus son los centros laborales, como lo confirman los eventos institucionales que permanecen abiertos y los focos localizados en los complejos comerciales Carlos III y Cuatro Caminos.

La doctora Yadira Olivera Nodarse, directora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, precisó que en los últimos meses un número considerable de incidencias se han originado en las fábricas y otros centros de producción; así como entidades que ofrecen servicios al público, como los bancos.

La directiva alertó que en algunos centros asistenciales se siguen transgrediendo los protocolos de bioseguridad, como lo demuestran los focos originados en dos hogares de ancianos y el Hospital Materno Infantil Ángel Arturo Aballí, así como los 78 trabajadores de la Salud confirmados esta semana con fuente de infección institucional. Sobre esas deficiencias, el vicepresidente del CDP, Reinaldo García Zapata, expresó que “hay que evitar a toda costa que se enfermen los profesionales en las instituciones hospitalarias. Todo lo que hagamos es insuficiente en materia de protección para lograr ese objetivo, esta ha sido una de las debilidades que hemos tenido en las últimas semanas y se están tomando medidas enérgicas”.

Por su parte, Torres Iríbar reiteró la exigencia a las instituciones de la ciudad para que extremen el cumplimiento de los protocolos sanitarios, con el fin de evitar el surgimiento de focos y eventos epidemiológicos que después se extiendan a la comunidad.

También sugirió el reforzamiento de las comisiones que analizan los ingresos de pacientes en las salas de terapia intensiva de los hospitales con pacientes de la COVID-19; tras registrarse un incremento de casos graves, además de diez fallecidos en los primeros cinco días de la semana.

El máximo dirigente partidista de la capital reiteró que “inmediatamente que tengamos un paciente, ya sea sospechoso o confirmado, los directivos de las unidades asistenciales deben mantener estricta vigilancia sobre la evaluación que se realiza a diario a los casos positivos en cada centro de hospitalización. Hay que seguir insistiendo en el traslado oportuno de los enfermos hacia los centros de aislamiento y hospitales en correspondencia con los resultados del PCR y el período de activación de la cama”.

En medio de una semana, y un mes, tan difícil, nos llenó de esperanza la comparecencia ante el órgano de defensa provincial de los directivos del Instituto Finlay de Vacunas; quienes confirmaron que la tercera fase de los ensayos clínicos del candidato vacunal Soberana 02 se “realizará en el mes de marzo”, y anunciaron que la misma “se extenderá a varios municipios de la capital”.

El doctor Vicente Vélez Bencomo, director general de la institución, resaltó el alto grado de seguridad y fiabilidad del producto, demostrado en los ensayos precedentes, y reconocido por las instancias reguladoras a nivel nacional e internacional.

Por su parte, el director adjunto, Yuri Valdés Balbín, destacó la alta profesionalidad y dedicación del personal del Policlínico Universitario 19 de Abril, perteneciente al sistema de Atención Primaria del municipio Plaza de la Revolución, así como el apoyo permanente del Consejo de Defensa de ese territorio.

Las autoridades del órgano de defensa provincial agradecieron la presencia de los expertos y reafirmaron el compromiso de la ciudad con el desarrollo exitoso del ensayo clínico.

Así concluye febrero para los habitantes de esta Ciudad Maravilla, conviviendo en un escenario epidemiológico complejo, pero dispuestos a enfrentar y derrotar junto a sus dirigentes este desafío de la naturaleza, para lo cual nos acompaña ahora una Soberana esperanza.

Foto: Alejandro Basulto

Eduardo Douglas Pedroso

amss/Tomado de Tribuna de La Habana

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =