Ensayos y producción de vacunas cubanas contra la COVID-19 avanzan en paralelo

Foto: José Manuel Correa

Los primeros días de marzo, una vez que sea aprobado por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed), marcarán el inicio de la fase III de los ensayos clínicos Abdala (CIGB-66) y Soberana 02; candidatos vacunales cubanos contra la COVID-19 que han demostrado ser seguros y capaces de lograr una potente respuesta inmunológica ante ese virus.

En recorrido con la prensa por las instalaciones donde se elaboran los antígenos de estas posibles vacunas, el doctor en Ciencias Eduardo Martínez Díaz, presidente del grupo empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba (BioCubaFarma), dio a conocer que, en paralelo a estos estudios, se continúa la producción a escala industrial de esos inyectables.

Sobre el candidato Abdala, específicamente, el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, exaltó en Twitter que “ya empieza a producirse a gran escala en el prestigioso Laboratorio AICA. Listos lotes para fase tres de ensayo clínico, en Santiago y Guantánamo, a partir de marzo. Noticias que alientan, pero no dan razones para el descuido”.

Acerca del ensayo de Soberana 02, el doctor en Ciencias Vicente Vérez Bencomo, director general del Instituto Finlay de Vacunas, señaló que en la fase III de este estudio participarán unas 44 mil personas voluntarias, al tiempo que se realizará un ensayo de intervención, el cual debe incluir a más de un millón de sujetos.

En ambos casos, añadió, se busca medir la eficacia de la vacuna contra la infección; cuestión que, hasta el momento, no se ha podido analizar en ninguno de los candidatos, además de que este segundo ensayo permitirá inmunizar a más personas.

El máster en Ciencias Eduardo Ojito Magaz, director del Centro de Inmunología Molecular (CIM), institución encargada de fabricar el antígeno que funciona como materia prima de las vacunas Soberanas, afirmó que las más de 300 mil dosis de Soberana 02, necesarias para el ensayo, ya están producidas; mientras se enfocan, actualmente, en las requeridas para el estudio simultáneo.

Marta Ayala Ávila, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y directora general del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), garantizó que esta institución, que se dedica ahora a producir el antígeno de los candidatos Abdala y Mambisa (CIGB-669), cuenta para ello con la experiencia de más de 30 años en producciones de esta naturaleza, específicamente con el uso de la levadura pichia pastoris, que se emplea en la fabricación de vacunas de subunidades proteicas.

Gladys Leidys Ramos López

amss/Tomado de Granma

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 2 =