En Cuba, la pasión sigue siendo la pelota

La pelota como deporte nacional es para los cubanos una distracción que define hasta los estados de ánimos.

Cada juego cuenta como tema de conversación, aún mucho más cuando de la etapa semifinal o final se trata, donde la nueva normalidad impuesta por la pandemia, también influyó en esta fase competitiva del mayor espectáculo cubano.

La pelota o béisbol en Cuba fue introducida hacia 1860 por cubanos que estudiaban en los Estados Unidos, así como marineros americanos que hacían escala en los puertos de Cuba. Se dice que el primer cubano que trajo un bate a su patria fue Nemisio Guillo en el año 1864.

De aquellos primeros inicios a la actualidad mucho ha cambiado el deporte de las bolas y los strike, juego que conserva el idioma inglés para determinar cada regla o acciones en el terreno, a pesar de los múltiples cambios y transformaciones que se le aplica por las diferentes federaciones.

En Cuba hasta el sentimiento nacional suspira por los juegos de pelota que se disputan internacionalmente y de cada resultado emanan cientos de miles de criterios, reportes, memes y las más enconadas disputas por redes sociales o en las peñas deportivas del céntrico parque José Martí en la capital cubana o en la plaza de Marte de Santiago de Cuba.

Por estos días de febrero se vive de forma muy especial la semifinal del campeonato nacional cubano de beisbol, pasión que la mayoría de los aficionados, disfrutamos por radio, televisión y redes sociales con perceptible repercusión que motivan, a pesar de la pandemia, a disfrutar de buenos espectáculos beisboleros.

Impactos: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × uno =