En el Museo Casa Natal José Martí, exposición monográfica

Foto: Habana Radio

El Museo Casa Natal de José Martí cuenta desde este mes con una exposición monográfica de carácter permanente que permite conocer, de forma exhaustiva y enriquecedora, la historia de la edificación con el paso de los años.

La muestra es también un homenaje al natalicio 168 del autor de los Versos Sencillos, y para su materialización los profesionales del centro junto con otros especialistas realizaron una investigación con el propósito de revelar detalles poco conocidos de la primera morada del más universal de los cubanos.

Gracias a la compilación de datos e imágenes, comenta la directora del Museo, Dioelis Delgado Machado, se observan dos historias que convergen en una línea del tiempo: “la historia del inmueble, construido en 1810, declarado Monumento Nacional en 1978, y todo el proceso después del nacimiento de Martí para adquirir la casa para el pueblo cubano y convertirla en Museo en 1925. Se corroboraron documentos, investigaciones y fotografías de la prensa y de otros medios; y se trabajó en los archivos del periódico Granma, del propio Museo, del Archivo Nacional y también en los archivos de la Oficina del Historiador”.

La exhibición comienza con una maqueta, donde se observa el lugar de nacimiento del Apóstol: una habitación de la planta alta detrás de una ventana. Gracias a la conservación de una imagen antigua, alegórica a ese momento, se tiene una perspectiva más íntima de aquel 28 de enero de 1853.

En calle Paula, Martí vivió un período de tres años y así recuerda Delgado Machado: “Dos de sus hermanas nacieron allí y después se mudan a la calle Merced. También la familia buscó otras locaciones, según fueron creciendo y salieron del país inclusive; pero lo importante es que esos tres años quedaron en la memoria de la madre y de la familia; sin embargo el pueblo de Cuba no conocía que aquí había nacido Martí”.

En plena intervención norteamericana, en 1899, se crea una comisión presidida por Juan Gualberto Gómez para recordar al maestro en su 46 aniversario de nacimiento. “Esas fotografías están muy bien ilustradas en la línea del tiempo”, asegura la directiva del Museo Casa Natal José Martí.

Las instantáneas alegóricas a ese momento testimonian la presencia de varios familiares de Martí, incluyendo a su madre; así como la peregrinación masiva ocurrida desde el Parque Central hasta la casa. Como parte de la ceremonia se colocó una lápida en la fachada del inmueble, confeccionada por patriotas de Tampa y Cayo Hueso.

Delgado Machado comenta, además, que en la exposición pueden verse detalles de la conocida fotografía tomada frente a la casa, donde aparecen Juan Gualberto Gómez, Fermín Valdés Domínguez y Enrique Loynaz del Castillo, entre otras personalidades. “Están vestidos con traje y bombín, es decir con el traje de la época”, especifica la directiva.

“Después de esa etapa viene la compra de la casa en 1900, mediante la Asociación de Damas y Caballeros, por Martí. Leonor recibe la llave de la casa, eso aparece muy bien ilustrado. En las primeras décadas del siglo XX, la casa siguió arrendada a través de la madre de Martí. En el 1900 fallecieron tres de sus hijas, y habían quedado bajo su amparo algunos nietos”, añadió.

Al fallecer doña Leonor, el lugar quedó un tanto en el olvido; y no es hasta 1925 que el periodista e historiador Arturo de Carricarte logra rehabilitar el espacio y otorgarle la condición de Museo, fundado el 28 de enero de ese mismo año, del cual fue el primer director hasta su muerte, en 1948.

De igual forma, otro de los hechos significativos sucedió en 1952, cuando se llevó a cabo el rediseño del Museo con motivo del centenario del natalicio del Apóstol en 1953. A partir entonces forma parte de la colección permanente de la casa el grillete de Martí utilizado durante el presidio político, traído por María Mantilla durante su visita a La Habana.

“Sale a la luz una foto en especial dentro de la línea del tiempo, relacionada con la presencia de Fidel alrededor de la casa; su interés para que se restaurara y conservara el legado del Apóstol. Recogimos los testimonios de la primera directora después del Triunfo de la Revolución, María Luz Ramírez, y con los archivos de Granma se pudo lograr una foto de Korda, donde aparece Fidel. Vino en 1962 y se ve frente a la casa mirando el cartel que ya estaba en restauración”, precisa Dioelis Delgado Machado.

La reapertura del espacio tuvo lugar en 1963 y, en una de las fotos que pertenecen a la exposición monográfica, aparece Juan Marinello, quien tuvo a su cargo las palabras centrales del acto. Como proyecto socio-cultural, el Museo Casa Natal de José Martí retomó varios espacios alrededor, una vez que pasó a ser dirigida desde la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH).

“Con la Oficina viene otro proceso de la rehabilitación del inmueble y su museografía, lo cual está mostrado con imágenes hasta nuestros días. Se adquirió otro espacio frente, donde se ubica la dirección, la biblioteca y el departamento técnico”, aseveró su directora.

La nueva exposición del Museo Casa Natal José Martí se convierte en un puente de conocimiento para acercarse a la vida del hombre que no cejó en su empeño de liberar a Cuba.

Esta muestra presenta, desde una renovadora visualidad, la cronología e historia del centro a partir de una iconografía propia, como parte ineludible de la proyección del patrimonio martiano en Cuba.

amss/Tomado de Radio Enciclopedia con información de Habana Radio

Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 1 =