Conmemora Cuba el Día del Trabajador de la Industria Alimentaria

Foto: Ariel Ley Royero

Este lunes se celebra en Cuba el Día del Trabajador de la Industria Alimentaria como ocasión para homenajear a quienes laboran en un sector de alta prioridad para el país y el que necesita de quehacer constante.

Trabajar en esta rama implica alta responsabilidad, más en tiempos tan convulsos como los actuales, en los que se precisa de mayores producciones con calidad, inocuidad y diversificación.

Marlene Rosabal Sánchez, vicetitular del Ministerio de la Industria Alimentaria (Minal), quien acumula 39 años de trabajo en el sector, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que uno de los principales retos que enfrenta hoy la industria es lograr que los productos alimenticios tengan presencia en el mercado interno y externo.

Asimismo es necesario mantener una presencia, variedad y calidad en las producciones para que el reconocimiento del sector por el pueblo sea mayor, destacó.

Entre los principales logros en sus años de trabajo, Rosabal Sánchez resaltó la implementación de un sistema de costo desde el estanque hasta la exportación que permite la toma de decisiones oportunas.

Su evolución en la Industria Alimentaria ha sido constante, pero cargada de sacrificios; a las personas más jóvenes que se inician en esta labor les recomendó aprender desde las estructuras de la base y preguntar todo lo que les inquiete, sugerir propuestas que desde sus nuevos horizontes puedan contribuir al desarrollo del organismo.

También les aconsejó vivan enamorados de lo que hacen, ya que al ser este un sector priorizado y de mucho impacto, se debe hacer bien todo, para lograr que la población perciba productos de calidad, con variedad y estabilidad.

Para Orlando Borrero Elías, presidente de la Corporación Cuba Ron, las nuevas generaciones deben ver en la formación, el desarrollo y el trabajo, la mayor y más digna fuente de riqueza del hombre; y aportar mejoras a la economía del país y a la sociedad.

El directivo opinó, en entrevista online, que con 25 años de trabajo en el sector ha desarrollado un gran compromiso y alto sentido de pertenencia, aun así, continúa siendo eterno inconforme con lo que se logra.

Uno de los retos que le ha impuesto su trabajo es lograr ser un profesional con fuerte formación técnica, económica, de control y ética; por lo que ha tenido que hacer sacrificios, como estudiar muy fuerte para hacer su doctorado y desarrollar a la vez funciones de dirección frente a una empresa en un contexto sumamente complejo de la economía cubana, destacó.

Ambos entrevistados opinaron sobre qué más se debe hacer para contribuir al desarrollo del sector, y coincidieron en que se precisa continuar estableciendo medidas que demuestren que el trabajo es una necesidad y la más legítima fuente de creación de valor.

Es imprescindible además, potenciar el desarrollo de las fuerzas productivas para exportar más y sustituir importaciones; así como fomentar un alto sentido de responsabilidad social de las empresas, basado en su autonomía para la toma de decisiones.

Otras recomendaciones es que se generalice desde los territorios el aprovechamiento de las materias primas y recursos naturales existentes, vincular más los niveles superiores de dirección con la base y trazar estrategias de desarrollo más certeras.

Alianet Beltrán Álvarez

amss/Tomado de ACN

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − dos =