Villa Clara, Cienfuegos y Ciego de Ávila en números rojos con la COVID-19

Cada una de esas determinaciones, reiteró Morales Ojeda, implica que se refuercen las medidas acorde al plan aprobado por el Gobierno, con el cuidado de seguir propiciando actividades productivas y de servicios. Foto: Estudios Revolución

El grupo gubernamental para el control de la epidemia de la COVID-19, que encabeza el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, determinó este miércoles el retroceso de la provincia de Villa Clara a la fase de transmisión autóctona limitada, como consecuencia del aumento de casos positivos en los últimos 15 días: su tasa de incidencia de la enfermedad ha subido a 42.19 por 100 mil habitantes.

Igualmente, la provincia de Cienfuegos pasó a la fase I de la recuperación (estaba en la tres), a partir del aumento de los contagiados con el SARS-CoV-2 y una tasa que ha ascendido a 40.27 por 100 mil habitantes. La situación epidemiológica de la provincia de Ciego de Ávila también conllevó a la decisión de retornar a ese territorio a la fase I (estaba en la tres), ante la tendencia ascendente en el reporte de casos positivos, con una preocupante tasa de 48.5.

Según explicó el vice primer ministro y miembro del Buró Político del Partido, Roberto Morales Ojeda, retroceden de fase, además, algunos municipios de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Sancti Spíritus, Camagüey y Holguín.

El tenso escenario con la epidemia en Cuba está marcado, en resumen, por cuatro provincias en nueva normalidad: Sancti Spíritus, Las Tunas, Holguín y Granma, además del municipio especial Isla de la Juventud; dos en la fase iii de la recuperación: Pinar del Río y Camagüey; cuatro en la fase i: Artemisa, Mayabeque, Ciego de Ávila y Cienfuegos; así como cinco en fase de transmisión autóctona limitada: La Habana, Matanzas, Villa Clara, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Cada una de esas determinaciones, reiteró Morales Ojeda, implica que se refuercen las medidas acorde al plan aprobado por el Gobierno, con el cuidado de seguir propiciando actividades productivas y de servicios.

Como es habitual en estas reuniones –que dirige el primer ministro Manuel Marrero Cruz, y que este miércoles contó con la participación del Segundo Secretario del Comité Central del Partido, José Ramón Machado Ventura– el titular de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, detalló la situación del país, que acumulaba 19 mil 122 casos de la COVID-19 desde el mes de marzo pasado. Este miércoles se reportaron 349 nuevos enfermos, con los cuales se llegó a la cifra de cuatro mil 417 activos.

El Ministro especificó que se atienden 440 pacientes confirmados en edad pediátrica, dos reportados de graves y ninguno en estado crítico.

En esta jornada se informó del lamentable fallecimiento de cinco personas, la cifra más alta registrada por Cuba en un día desde que la pandemia traspasó sus fronteras. Cuatro de esas muertes ocurrieron en la provincia de La Habana, lo que generó un crítico análisis por parte del grupo gubernamental. Desorganización, incumplimiento de protocolos y tardanzas en el traslado de los confirmados hacia los hospitales, han impactado en el curso de la epidemia de la COVID-19 en la capital.

Al respecto, el gobernador Reinaldo García Zapata precisó que se están determinando responsabilidades y se tomarán las medidas con quienes no hayan cumplido con su función, porque todos esos asuntos, dijo, los habíamos resuelto y no podemos volver a equivocarnos.

García Zapata comentó que se están reforzando, además, las terapias intensivas donde se atiende a los enfermos de la COVID-19, con especialistas de los hospitales nacionales ubicados en la ciudad.

Acerca de este asunto, el vice primer ministro Morales Ojeda consideró que la batalla se gana sobre todo en la atención primaria, en la visita diaria a las personas aisladas, en la rapidez con que se detecte y atienda a los vulnerables y en acortar los tiempos en que un paciente confirmado arriba al hospital. Esas es la manera, aseveró, de impactar en las cadenas de transmisión y en que los enfermos no lleguen a estados graves o críticos, y mucho menos que fallezcan, afirmó.

A través de videoconferencia se conoció la situación de las provincias de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Cienfuegos, Santiago de Cuba y Guantánamo, que deciden en buena medida el curso de la epidemia en la nación. Temas como la habilitación de nuevas capacidades para atender a los enfermos, el atraso en los resultados de las pruebas pcr en algunos lugares y el cumplimiento estricto de los protocolos, fueron chequeados con los gobernadores de cada uno de estos territorios.

El escenario epidemiológico de Cuba no está ajeno a lo que pasa en el resto del mundo, donde este miércoles la cifra de confirmados desde el inicio de la pandemia se fijaba en 96 millones 437 mil 763, con 21 millones 803 mil 329 casos activos. Los fallecidos superan los dos millones 060 mil 600.

Leticia Martínez Hernández 

amss/Tomado de Granma

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − siete =