Constructores capitalinos reafirman su apoyo incondicional a la Revolución

Foto: Elías Argudín

Más que sus voces, los constructores capitalinos dejaron oír sus cucharas de albañilería, con el propósito de ratificar que, hoy como ayer –cuando el triunfo revolucionario les dignificara-, y también mañana, en cualquier frente y en medio incluso de las peores circunstancias, la respuesta a esperar de ellos será siempre inmediata, firme, incondicional y con garantía de éxito.

Así lo certificaron Carlos Antonio de Dios Oquendo, secretario general del Sindicato Nacional de los Trabajadores del ramo (SNTC), y Daniela Morales Sordo, de los más jóvenes exponentes del Contingente Blas Roca Calderío, quienes, precisamente en el acto por el Día del Constructor, organizado en la renombrada agrupación, hablaron a nombre de aquellos que frente a las mesa de proyectos o en la producción de materiales, sudando la camisa en una obra hidráulica, la pavimentación de calles o avenidas, y la edificación o rescate de escuelas, hospitales, industrias o instalaciones para el esparcimiento, sostienen sobre sus hombres el desarrollo económico y social, de la capital y la nación.

La emotividad de la ceremonia llegó a su clímax cuando con sonados vítores y aplausos como sordina, el miembro del Buró Político y secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba, Ulises Guilarte de Nacimiento, y el presidente del Consejo de Defensa Provincial, Luis Antonio Torres Iríbar, depositaron, en manos de Gilmer Ricardo Rodríguez, director general del Blas Roca, la Bandera que acredita a esa agrupación de fuerzas como colectivo Vanguardia Nacional, en virtud de los resultados productivos alcanzados a lo largo del 2019.

A tono con la sentencia martiana que pondera el reconocimiento oportuno como forma eficaz de fomentar el mérito, en el acto también fueron entregadas sendas banderas de Proeza Laboral a la Empresa de Proyectos para Industrias Varias (Eproyiv) y la Unidad Empresarial de Base Cubiza-La Habana, entidades con relevante participación en el diseño, ejecución y puesta en marcha de importantes instalaciones biotecnológicas, de la salud y la ciencia, además de varios centros de aislamientos, como parte del enfrentamiento a la COVID-19.

Asimismo un grupo de constructores del Blas Roca fueron distinguidos con el sello 500 Aniversario de la Fundación de La Habana, por su participación relevantes en el rescate y edificación de obras que contribuyen al enaltecimiento de la ciudad; mientras al pecho de otros fue la distinción Armando Mestre, insignia que lleva el nombre del mártir del sector, y se confiera a quienes con una vida dedicada a las tareas del ramo, acumula aportes significativos.

Corren tiempos difíciles en los cuales se requiere actuar con conocimiento y sentido de la urgencia en la diversificación de nuestros productos y servicios como rubro exportable; dijo al resumir la cita, Carlos De Dios Oquendo, quien pidió de directivos y trabajadores un pensamiento distinto e innovador, en busca de la fortaleza y competitividad del sector.

El acto también contó con la presencia de Reinaldo García Zapata, gobernador de la Provincia, y Cándido Palmero Hernández, quien fuera jefe fundador del Contingente Blas Roca Calderío.

Elías Argudín

amss/Tomado de Tribuna de La Habana

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + 18 =