Una vida dedicada a la televisión

Fotos: Juvenal Balán, Yander Zamora y Portal de la Televisión Cubana

Para homenajear, por el conjunto de la obra de la vida, a las figuras del sector artístico televisivo, se creó en 2002 el Premio Nacional de Televisión.

En 2020 el galardón se otorgó en el marco de las celebraciones por el aniversario 70 de haberse efectuado la primera transmisión televisiva en Cuba.El jurado estuvo presidido por José Ramón Artigas Vázquez, Miguel Lino Patterson Meriño, Julián Armando Pérez Delgado, Julio Pulido Castillo, Roberto Ferguson y Caridad Rojas.

La actriz Coralita Veloz Fernández fue una de las siete personalidades reconocidas. Esta Artista de Mérito, Premio Caricato, ha incursionado notablemente en seriales, novelas, teleteatros y en la animación de programas musicales. Su trayectoria en la producción dramatizada, la convierte en una de las actrices más queridas y respetadas por el pueblo.

Asimismo, fue laureada Diana Rosa Suárez Menéndez, actriz cuya ruta de más de 50 años en el cine, el teatro y la televisión cubana, la ha situado en la preferencia del público nacional. Fue merecedora del título honorífico en la primera edición del Premio Enrique Almirante (2015). Múltiples seriales, novelas y películas cuentan a su haber, una carrera nutrida frente a las cámaras.

Obelia Blanco Labañino, a quien recordamos varias generaciones de cubanos por su voz inconfundible en el espacio infantil El tren de maravillas y, más recientemente, por su participación en la novela El rostro de los días, ha desarrollado una reconocida labor en el medio. Artista de Mérito del Instituto Cubano de la Radio y Televisión y fundadora del Canal Tele Rebelde en Santiago de Cuba, ha protagonizado numerosos espacios televisivos, destacándose en géneros como el de aventuras, cuentos y telenovelas.

Enrique Molina, un actor capaz de interpretar los más diversos personajes, brillante en el cine, la televisión y las tablas, también ha sido galardonado con el Premio Nacional de Televisión en este 2020. Tierra Brava, Destino prohibido, En silencio ha tenido que ser, El hombre de Maisinicú, entre  otros, forman parte del quehacer de ese Artista de Mérito, título honorífico en la primera edición del Premio Enrique Almirante.

Héctor Echemendía Ruiz de Villa, reconocido con la Distinción por la Cultura Nacional en 1993, y Premio Actuar por la Obra de la Vida, es uno de los rostros más conocidos por la teleaudiencia cubana, cuyo transitar por el séptimo arte, la pantalla chica y las tablas ha sido siempre exitoso y laureado.

La notable pedagoga María Dolores Ortiz Díaz, cuya presencia imprescindible como panelista en el espacio Escriba y lea ha contribuido a la formación cultural de varias generaciones de cubanos, forma parte también de los homenajeados con el Premio Nacional de Televisión. Destacada intelectual, doctora en Ciencias Filológicas, profesora Titular de la Universidad de La Habana, profesora de Mérito, Heroína del Trabajo de la República de Cuba, la doctora Ortiz ha sido figura clave en la programación televisiva cubana. 

Ana María Hernández Guerra, programadora de casi 70 años de trayectoria laboral, jefa del grupo de transmisiones y de producción de videotape de la Televisión Cubana, es otra de los creadores cuya labor en ese medio ha sido reconocida en este 2020.

Laura Mercedes Giráldez

amss/Tomado de Granma

Impactos: 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + ocho =