Una obra que estampa la generosidad de la salud en Cuba

Foto: del autor

Como un logro de la salud cubana, de vital importancia sobre todo en el enfrentamiento a la COVID-19, califican expertos la presencia en este territorio de un Laboratorio de Biología Molecular, cuyo estreno oficial tuvo lugar en la mañana de este domingo.    

La obra, lograda en tiempo récord, es señal de la voluntad del país por incorporar en diferentes territorios métodos de diagnósticos confiables para detectar y tratar adecuadamente a los pacientes, y de ese modo frenar la enfermedad; significó Ailuj Casanova Barreto, directora provincial de Salud.

Dijo que el centro, con capacidad para asumir hasta mil pruebas diarias de reacción en cadena de la polimerasa (el conocido test PCR, por sus siglas en inglés), incorpora nuevos procedimientos tecnológicos para el diagnóstico certero de procesos virales y permite abordar con la adecuada orientación las diferentes pautas o procederes terapéuticos establecidos.

Ha sido un requerimiento contar con profesionales entrenados en la toma de muestras, en las buenas prácticas de laboratorio clínico y en el manejo de técnicas moleculares y hematológicas; algo de mucho valor para identificar la infección con este virus, destacó Casanova Barreto.

El director general del Instituto de Medicina Tropical (IPK), Dr. Manuel Romero Placeres, manifestó que dicho laboratorio además de otorgar autonomía a la provincia ofrece la posibilidad de colaborar con otras localidades vecinas, sin excluir a la capital del país; y permite reforzar la vigilancia sanitaria en un territorio que recibe a un alto número de visitantes extranjeros.  

Comentó que la nueva red de laboratorios constituye una fortaleza desde el punto de vista de las nuevas tecnologías, que ahora sirve para controlar con rapidez cada uno de los brotes de la COVID-19; y que con posterioridad avalará los exámenes de laboratorio realizados habitualmente en el IPK. Entonces nuestro Instituto quedará como centro de referencia o de diagnósticos específicos de cada uno de los diferentes virus que puedan circular en Cuba o en el mundo, precisó.  

Lissette Pérez Santos, investigadora del IPK, elogió la calidad en la terminación de la obra civil y dijo que el laboratorio matancero está bien diseñado y equipado. Ya hemos procesado un grupo de muestras y todo ha salido bien, expresó.

En la ceremonia inaugural, presidida por las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia, se reconoció a un grupo de entidades que participaron en el acondicionamiento de la instalación. Por su desempeño integral, y por haber logrado una cultura del detalle, la Cooperativa No Agropecuaria Sancof, agrupación a cargo de la construcción del LBM, recibió la Bandera de Proeza Laboral.

Los principales objetos de obra, finalizados en solo 32 días, se caracterizaron por la modificación estructural de un área del actual Centro de Higiene, Epidemiología y Microbiología; e incluyeron trabajos de albañilería, instalación de redes eléctricas e hidrosanitarias, enchape, y pintura, así como el rediseño de las áreas exteriores y el mantenimiento general al edificio sede.

La cooperativa matancera también construyó un área para la toma de muestras nasofaríngeas y un espacio con todas las condiciones para el descanso de los técnicos y especialistas que se desempeñan en esta vital tarea para la salud del pueblo.

El flamante laboratorio permite realizar no solo las pruebas PCR, sino también las pruebas de ADN y otros tipos de análisis de ese tipo que hoy no se realizan en la provincia.

Ventura de Jesús

amss/Tomado de Granma

Impactos: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + 12 =