Post It 7, empuje y acción

Obra Visión de la libertad, de Rafael Ricabal.

La cadena anual eslabonada por Post It pudo haber quedado trunca ante la paralización de parte de la agenda cultural, dadas las circunstancias actuales, pero no fue así. La alternativa que ofrece el espacio virtual sirvió de plataforma para que, por esa vía, jóvenes creadores remitieran recientes producciones para la confrontación en uno de los escenarios más promisorios del arte contemporáneo en nuestro país, auspiciado por el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y, en particular, por la Galería Galiano.

A la vista de todos se halla Post It 7, accesible en el sitio del FCBC y replicado en Arteinformado (espacio iberoamericano de arte), Behart (red colaborativa de las artes visuales) y Artemorfosis (galería de Zurich especializada en arte cubano). El envío fue considerable: 101 obras de muy diversas técnicas, de autores de las más recientes generaciones, en su mayoría formados o en periodo de formación en el sistema de enseñanza artística, con presencia significativa de artistas de varias provincias. Al final, y es lo que se exhibe en el espacio digital, fueron seleccionadas las producciones de 27 creadores, entre las que saldrán las obras premiadas por un jurado integrado por los artistas Luis Enrique Camejo y Linet Sánchez, las especialistas Miriam Pérez Casaniellas e Indira Carrillo, y Sandra García Herrera, de galería Galiano.

Ver en una pantalla una u otra obra, nunca ofrece ni el concepto ni el nivel de realización de la pieza o el conjunto de estas, mas, por ello no se debe disminuir ni un ápice el poder de convocatoria de Post It 7 ni la variedad y envergadura de los trabajos.

A golpe de vista, desde el ordenador se hacen notar la riqueza pictórica del lienzo del matancero Frank David Valdés; la fruición con que el santiaguero Alejandro Lescay ha dignificado la técnica del schartchboard en La espera, y la gestualidad expresionista del camagüeyano Daniel Madruga.

Curioso es el acercamiento de Aldo Soler Pérez a personalidades icónicas de la historia, y llama la atención el manejo de la fotografía digital por parte de Evelyn Sosa, la recodificación del paisaje en las manos del guantanamero Juan Carlos Tavío, el desafío instalativo del cienfueguero Daniel Antón Morera y la intensidad en el retrato del también cienfueguero Rafael Ricabal.

Con el previsible restablecimiento de la vida cultural, que deberá tener en cuenta estrictos y necesarios protocolos sanitarios, las obras podrán ser vistas en las galerías Galiano y 23 y 12, del FCBC, espacios donde quedarán señalizados los premios de esta edición, que próximamente serán dados a conocer. Vista hará fe.

Virginia Alberdi Benítez 

amss/Tomado de Trabajadores

Impactos: 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 6 =