La responsabilidad como impulso de la productividad en una nueva etapa

Foto: Ricardo Gómez

Como decisiva fue definida la responsabilidad individual en la comunidad y en centros laborales y sociales de la capital para impulsar la productividad en la nueva etapa de enfrentamiento a la COVID-19, que comienza este jueves.

Jorge Luis Villa Miranda, coordinador de programas de la economía del Gobierno Provincial de La Habana, en declaraciones a la Revista Hola Habana y a la cadena de radio provincial explicó que para seguir reactivando esta rama hay que velar por el distanciamiento físico en cada unidad, garantizar la protección y medidas de bioseguridad; las cuales deben ser exigidas por las administraciones.

Argumentó que las medidas aplicadas este jueves tendrán un impacto positivo en la reactivación de esta rama y en el incremento de ingresos al presupuesto, además de respaldar los gastos con el fin de mantener la vitalidad de La Habana y seguir desarrollándonos.

Villa comentó que los gastos provocados por la pandemia en la ciudad sobrepasan los 125 millones de pesos; de ellos siete millones en alimentos fundamentalmente en centros de aislamientos, 10 millones en medicamentos relacionados con el tratamiento a esta pandemia, 65 millones en pago del personal y prestaciones a trabajadores, 13 millones en transportación y otros 10 millones en la reparación de instalaciones, entre otras cifras.

Del presupuesto del Estado se afectó el 13 por ciento de los ingresos planificados en cuanto a la venta de productos alimenticios, industriales, materiales de la construcción, gastronomía; aporte de empresas por disminución de niveles de actividad, de trabajadores por cuenta propia y de contribución territorial. Se incluyen también disminución de servicios jurídicos y otros. Todo ello suma afectaciones hasta la fecha de unos 621 millones de pesos y al cierre del año, según estimados, se considera que deben alcanzar los mil millones de pesos.

El coordinador de programas de la economía llamó a continuar potenciando el teletrabajo o trabajo a distancia al que hoy se incorporan más de 120 mil 670 trabajadores; iniciativa que seguirá fortaleciéndose porque favorece el distanciamiento social, disminuye gastos y mantiene aportes en servicios.

Este mes se podrán reincorporar paulatinamente a diferentes labores más de 53 mil trabajadores cuya labor quedó interrumpida. De ellos alrededor de 10 mil fueron reubicados.

Otra cuestión significativa es que durante la etapa anterior recibieron tratamiento salarial más de 21 mil madres con hijos pequeños, alrededor de 17 mil adultos mayores vulnerables y a otras 12 mil 900 personas que permanecieron aisladas. Todos tienen garantías salariales.

Al ciento por ciento reciben sus ingresos más 15 mil habaneros y al 60 por ciento unos 26 mil.

En este nuevo momento ante la COVID-19 es fundamental la responsabilidad individual y familiar; el uso del nasobuso; mantener distanciamiento físico y social en la comunidad y en centros educacionales, estatales y de otros tipos; evitar que ingresen a las unidades personas ajenas y remitir los casos sospechosos de contraer la pandemia para ser atendidos en centros de salud.

Foto: Ricardo Gómez

Así explicó Nilda Roca Menéndez, subdirectora provincial de este sector en la capital, en edición especial de la Revista Informativa Hola Habana y de la señal de radio de la ciudad, emitida en la tarde de este jueves.

La Doctora explicó que está habilitado todo el sistema para mantener la efectividad de todas las medidas previstas para la etapa.

Dijo que La Habana hoy tiene 104 focos de trasmisión de la pandemia abiertos, de 192 que existían antes de aplicarse las restricciones en septiembre y permanecen seis eventos de los 17 que había anteriormente. En todos ellos se labora de forma estable con acciones de control y fiscalización para cerrarlos en el tiempo establecido. Explicó que a partir de evaluaciones de expertos, hay un grupo de ellos que están propuestos para cerrar próximamente. También se refirió a la sensible disminución de casos críticos y graves en los últimos días. Sin embargo, llamó a elevar la percepción de riesgo y tener mayor responsabilidad porque muchos de los casos detectados son asintomáticos, por lo cual el peligro está latente.

Señaló que toda persona que presente síntomas de la epidemia, debe acudir a los centros sanitarios para darle tratamiento de acuerdo al protocolo médico. Además debe enumerar los contactos que tuvo para realizar encuestas epidemiológicas de calidad y aislar a todos los sospechosos.

De manera singular instó a cumplir con acciones de restricción en los lugares donde permanecen los focos y mantener siempre la disciplina.

Roca Menéndez comentó que en la actual etapa se mantienen acciones sanitarias y la pesquisa activa, la vigilancia de la población y el seguimiento a infecciones respiratorias agudas; siempre con papel protagónico del médico de la familia y otro personal encargado para evitar la trasmisión de la enfermedad.

amss

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − 5 =