Con los indolentes, ante la COVID-19, el peso de la ley

Foto: Granma

A salvar vidas, proteger a la población del rebrote de la COVID-19 y cortar la cadena de contagios con la mayor prontitud están encaminadas las medidas restrictivas puestas en vigor en La Habana, desde el pasado primero de septiembre.

Sin embargo, a poco más de una semana de su implementación, hay quienes todavía violan las disposiciones, poniendo en peligro con su actuar irresponsable, no solo sus vidas, también la de los demás.

Las multas impuestas superan con creces el millar y entre las más significativas, el no uso del nasobuco o su uso incorrecto; nada más y nada menos que en esta etapa de intenso combate contra el SARS-CoV-2, cuando no se concibe tamaña necedad y todos deberíamos saber que es de las medidas más efectivas para protegernos.

Aunque de manera general han fluido bien las cosas y La Habana se recoge en el horario establecido, muchos indolentes aún hacen de las suyas tras bambalina o en pleno escenario. Da igual para algunos ser infractores, a pesar de la alta cuantía de las sanciones. Podrían pensar, quizás, que no serán avistados o denunciados.

Solo hay que recorrer barrio adentro, y a distintas horas antes del confinamiento total a partir de las 19:00 (hora local), para encontrar a grupitos de personas, incluso jóvenes y adolescentes, en una esquina, conversando con la mascarilla de collarín; o bebiendo, aún peor. A otras, simplemente en la calle y no por razones imprescindibles.

Duele, cuando la mayoría acatamos disciplinadamente en casa las restricciones para el control de la COVID-19 que ya ha cobrado la vida en su rebrote de unos cuantos de nuestros compatriotas.

Foto: Granma

Indigna, porque sabemos del denuedo de muchos para conseguir, con profesionalidad, entrega y dedicación, lejos de los suyos, salvarnos de enemigo invisible, que mata.

Contra los indolentes, los indisciplinados, los propagadores de epidemia, todo el peso de la ley. La vida del ser humano aquí, en Cuba, importa, es preciada; y la salud, derecho básico para todos sus hijos.

Defendamos esa premisa con nuestra responsabilidad y disciplina en contingencia sanitaria debido a la COVID-19 y seamos un ejército único de cooperación y solidaridad para darle la estocada final al obstinado y maligno coronavirus.

amss

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × cuatro =