Los padres cubanos

Foto: Tomada del sitio web Vanguardia

Los padres cubanos siempre se han parecido a su tiempo. Han tenido las manos curtidas de faenas, los ojos insomnes de tanto indagar en los libros y en la vida, las piernas ágiles de andar al paso de la historia, y una sonrisa franca donde les cabe toda la ternura.

Los padres cubanos han estado en la manigua, en la Sierra, en Girón, en otras tierras del mundo. Han vestido guayaberas, uniformes de campaña, monos deportivos, overoles de caqui y batas sanitarias.

Los padres cubanos han empuñado cinceles, izado banderas, pulsado guitarras y han sabido de vigilias al lado de una cuna y de amaneceres precipitados por un toque de diana, el llanto de un hijo o el reclamo de un enfermo.

Los padres cubanos han cantado canciones con la misma voz de musitar un poema o gritar un juramento. Han domado potros, amasado el pan y acariciado a un niño. Y si alguna vez se les ha visto temblar, ha sido solamente porque les han emocionado una mujer, un himno y una estrella.

Hoy que junio llega a su tercer domingo, digo que los padres cubanos siempre se han parecido a su tiempo, para hacer de cada tiempo una ofrenda al presente y una esperanza al porvenir.

amss 

Impactos: 5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × cinco =