Rosita Fornés llegó tarde a mi vida

Foto: Mario Cremata

Rosita Fornés llegó tarde a mi vida. Y digo “tarde” con pesar, más que con melancólica autoridad. Pero el día en que la conocí, aún no disminuida por la edad, me atreví a decirle que en el seno de mi familia su aura legendaria y el fervor por su glamurosa silueta se transmitían de generación en generación, como se transfieren los valores trascendentales, esos a los cuales no podemos ni queremos renunciar.

En pocas palabras: tanto la artista como la mujer formaban parte de mi patrimonio individual. De hecho, con soberana vanidad también le confesé que la suerte de ella era que yo no había sido su contemporáneo; pues no se me hubiese escapado, con o sin perdón de René Cabel, Cantinflas, Medel, Armando Bianchi et al.

Desde entonces (piropos hacia allá y desde allá), una instantánea simpatía que ninguno de los dos pudo calcular, favoreció esa complicidad que me honra. Más que a la Fornés, puedo decir que descubrí a Rosalía Palet Bonavía, el ser humano que palpita bajo el mito, venerado en primer lugar por todo un pueblo que reconoce su autenticidad, carisma, valía y permanencia.

Este 11 de febrero, ella, que hace rato conquistó la cima de lo intemporal, cumple 97 años de vida. Y lo hace en los Estados Unidos, el país donde nació por accidente, puesto que nadie debiera poner en duda su cubanía raigal.

Como no es raro que le sorprenda la medianoche despierta, casi en vilo, ahora mismo la imagino apareciendo de rosado, con poco maquillaje y una sonrisa de leyenda, iluminándolo todo a su alrededor, pese a las ausencias y los vacíos.

Lo único que le deseo, Rosa de mi alma, es salud, templanza, serenidad y optimismo. Quiero pensar que muy pronto nos abrazaremos en Siboney. Mientras tanto, reciba mi beso hondo y el cariño más sincero, que ya cruza las 90 millas…

Mario Cremata y Rosita Fornés. Foto: Mario Cremata.
Mario Cremata y Rosita Fornés. Foto: Mario Cremata.

Mario Cremata Ferrán

amss/Tomado de Cubadebate

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco − tres =