Universidad de las Artes en tiempos de la COVID-19: retos durante y después (Parte I)

Como parte de las acciones de prevención y enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba, el normal desarrollo del curso 2019-2020 para la Universidad de las Artes (ISA) tuvo modificaciones encaminadas a preservar la seguridad de los estudiantes y afectar lo menos posible el proceso de aprendizaje.

Sobre los sistemas implementados para la continuación de estudios en medio de la pandemia, la doctora Enia Rosa Torres Castellano, vicerrectora para la formación profesional del ISA, comentó a la ACN que en un primer momento las actividades académicas continuaron en la modalidad de “docencia no presencial”.

Los estudiantes de la institución se desconcentraron hacia los territorios de residencia y “los docentes entregaron carpetas metodológicas digitales con guías de trabajo con los objetivos, el contenido, las tareas docentes a realizar por los estudiantes y la bibliografía esencial”.

Asimismo, refirió la doctora, se crearon grupos de WhatsApp con estudiantes y profesores para garantizar la comunicación en torno a nuevas orientaciones, entrega de trabajos y devolución de los criterios de los profesores sobre los trabajos presentados.

El nueves de abril, al anunciarse el paso del país a la etapa de “transmisión autóctona limitada” el Ministerio de Educación Superior (MES) suspende la modalidad de “docencia no presencial”, porque todos los estudiantes no contaban en sus casas con las condiciones de conectividad necesarias para la realización de los trabajos indicados, explicó.

De ahí que, argumentó, en el caso particular de los estudiantes del ISA, continuaron realizando las actividades por el método de estudio individual, y las mismas serán revisadas y evaluadas al reanudarse las clases.

Por otra parte, precisó que cumpliendo con las indicaciones dadas por los ministros de Educación Superior y de Cultura, en las mesas redondas del 29 y 30 de abril, se proyectaron las acciones a realizar, una vez que se reinicien las actividades académicas.

En ese sentido, comentó que en la resolución 49/2020 del MES se delimitan tres etapas de trabajo: una primera que trata la continuidad y culminación del curso escolar 2019-2020; la segunda que se refiere al primer semestre del curso escolar 2020-2021 y la tercera, que corresponde al segundo semestre del curso 2020-2021.

En estos momentos, informó, los Consejos de Dirección y los claustros de las facultades y filiales se preparan para el cumplimiento de las acciones de la primera etapa, que “tendrá 90 días a partir de que la dirección del país indique que se reanudan las actividades docentes, lo que equivale aproximadamente a 12 semanas (tres meses).

“Las ocho primeras semanas serán dedicadas a la docencia (clases) y las cuatro últimas a los exámenes finales. Es un período de tiempo suficiente para concluir el curso escolar sin afectar la calidad de los procesos académicos”.

En cuanto a las acciones previstas para concluir el curso 2019-2020, la doctora Enia Rosa destacó que “en la primera semana las clases se dedicarán al diagnóstico para determinar el nivel de dominio del contenido orientado, para lo cual se revisarán y evaluarán las actividades que los estudiantes debieron realizar durante el aislamiento social”.

Resaltó que a partir de los resultados del diagnóstico, se realizarán los ajustes curriculares necesarios; se rediseñarán los horarios, ampliando el tiempo lectivo de las asignaturas que más lo necesiten; y se reducirán al mínimo las evaluaciones sistemáticas y parciales, dejando solo las imprescindibles.

Asimismo, informó que se valorará si la evaluación final prevista para cada materia se mantendrá o si es necesario realizar una modificación temporal de los planes de estudio vigentes; y manifestó que los estudiantes que demuestren desde el diagnóstico, que cumplen los objetivos de la asignatura, pueden ser eximidos del examen final.

Igualmente dio a conocer que los alumnos que consideren que han cumplido los objetivos de las asignaturas, podrán solicitar por única vez y de manera excepcional, la realización de exámenes de suficiencia.

Enia Rosa enfatizó en que las acciones anteriores están amparadas legalmente en las flexibilidades y alternativas que se plantean en el Reglamento de Trabajo Docente de la Educación Superior (RM 02/2018 del MES).

Por otra parte, declaró que los estudiantes que arrastran asignaturas del curso anterior serán atendidos diferenciadamente por sus profesores y alrededor de la semana ocho podrán ser evaluados, antes de realizar los exámenes ordinarios del segundo semestre.

amss/Tomado de ACN

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × uno =