Tiempo de juventudes

Foto: Marieta Riverí

Se les ve por las calles aunque en ocasiones no los reconozcan; son rostros afables que se enmascaran en los ya habituales nasobucos y esconden esas sonrisas que, aún en tiempos de pandemia, no se borran de nuestros jóvenes.

Les toca por nacimiento y por convicción; no se amilanan y salen a brindar su apoyo a la tarea que hoy se impone; están ahí, en los barrios, en las zonas de peligro, junto a sus mayores.

Sobre las laboriosas jornadas que protagonizan por estos días los integrantes de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) del municipio 10 de Octubre, nos cuenta hoy su primera secretaria en este territorio, Noelis Valido Rodríguez, quien explica a esta reportera que desde el primer momento de activado el Consejo de Defensa por la situación epidemiológica en el territorio, los jóvenes estuvieron presentes.

Foto: Marieta Riverí

Integrados a tareas vitales como la atención a los ancianos que viven solos, el apoyo en las  farmacias del municipio para el llenado de hipoclorito y su abastecimiento a los pobladores; así como también en los comedores del Sistema de Atención a la Familia, los jóvenes octubrinos plantan batalla a la COVID-19; según expresó su máxima dirigente en el municipio.

Se incorporaron los que cursan estudios en la Universidad de las Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, los de la Universidad Tecnológica de La Habana; así como también los de la de Ciencias Informáticas; y por supuesto, de la Facultad de Ciencias Médicas. Todos recorren calles, asisten a ancianos y se disponen ante cualquier necesidad en este extenso territorio capitalino.

A la vanguardia en 10 de Octubre están los dirigentes de los comités de base de la juventud comunista, quienes, a la vez, enfrentan en las redes sociales las mentiras de la prensa sensacionalista, anteponiendo la realidad de la pandemia en  uno de los municipios con más población envejecida y cuyos adultos mayores sobrepasan los 44 mil 900, de ellos, más de mil 700  solos.

Foto: Marieta Riverí

Acompañando y asistiendo a la población vulnerable, eso sí, debidamente protegidos y respetando las indicaciones de los especialistas de salud, los jóvenes de 10 de Octubre se atrincheran donde les toca.

Apunta Noelis, líder de la UJC en el municipio, que también los muchachos de la Federación de la Enseñanza Media ansían ayudar, se comunican, ofrecen sus servicios; y aunque son la mayor fuerza aquí, agrega, los mantenemos a buen resguardo en sus viviendas.

Es esta la muestra de una verdadera continuidad, el resultado de educar para servir y compartir: retos que impone la vida y exponen la valía de quienes tienen, en sus predecesores, el ejemplo y la virtud del buen cubano.

 

amss

Impactos: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − cuatro =