Hipertensión arterial en época de la COVID-19

La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa, pero no quiere decir que no sea peligrosa; pues es un factor de riesgo de complicaciones en tiempos del coronavirus SARS-CoV-2, el causante de la COVID-19; aunque el riesgo de desarrollar esta infección no comprende por igual a todos los tipos de hipertensión, pues sólo las complicadas se ven implicadas.

Qué es una hipertensión arterial complicada
Son aquellas personas que debido a su hipertensión arterial han tenido un accidente cerebrovascular, un infarto de miocardio o una insuficiencia cardíaca; pues el riesgo aumentado no se debe simplemente a la alta presión sanguínea en sí misma, sino al daño cardíaco o cerebral causado por estas complicaciones porque como estos órganos ya están debilitados, son menos resistentes a una infección como la COVID-19.

Las hipertensiones arteriales que no han causado alguna de estas complicaciones y que se han estabilizado mediante un tratamiento antihipertensivo, no presentan un riesgo de complicaciones superior al de la población general; según se conoce hasta ahora.

Por otra parte y según se informa desde el Hospital Pitié-Salpêtrière de París, no se ha demostrado que el riesgo de complicaciones aumente con el número de factores de riesgo cardiovascular. Mientras que esos factores no hayan dado lugar a acontecimientos como los mencionados anteriormente, el riesgo es el mismo que para la población en general. Por supuesto, el beneficio sería mayor si se añaden los buenos estilos de vida indicados para la eliminación de estos factores de riesgo como es mantener un peso y una alimentación saludable, hace ejercicios físicos caseros, no fumar ni beber, dormir lo suficiente y eliminar el estrés.

Aunque otros factores, como la edad de más de 70 años, pudieran aumentar el riesgo de complicaciones, es para preguntarse si ese grupo de personas con esos años mantuviera esos estilos de vida saludables, tuvieran el mismo riesgo solo por la edad.

El tratamiento del hipertenso
La recomendación principal para los hipertensos es que no deben cambiar o suspender el tratamiento antihipertensivo por ellos mismos sin asesoramiento médico; ya sea en etapa de prevención o ya en caso de infección por coronavirus, porque los tratamientos antihipertensivos no disminuyen la inmunidad.

Causas de estrés en los hipertensos
La constante información alarmista por las redes sociales, el confinamiento, la pérdida de la actividad física habitual y/o de ingresos monetarios, son causas importantes de estrés y de ansiedad, capaces de desencadenar subidas en la presión sanguínea tanto en pacientes hipertensos como sanos. Es importante dar a conocer que los valores aislados de hipertensión arterial no indican que la hipertensión haya empeorado ni conducen a una confirmación de ser hipertenso.

Es un médico quien debe analizar la media de las mediciones de presión arterial y sólo él puede hacer un diagnóstico inicial y de seguimiento; no se debe entrar en pánico ante un valor más alto de lo habitual, pues lo que cuenta es la media de esos valores.

Maneras de afrontar el estrés por los hipertensos
Aunque el estrés y la ansiedad no desencadenan espontáneamente la hipertensión, si no se controlan no son beneficiosos para la salud en general. Lo primero es no adicionarse a las redes sociales llenas de fake news y encontrar la información correcta para tranquilizarse.

Es importante mantener la actividad física durante la cuarentena; pues eso regulará el estrés de manera positiva, además de mantener en buena forma los músculos, articulaciones y metabolismo. Hay que asegurarse de hacer media hora de actividad física al día dentro de la casa, aunque sea moderada y según estado de salud, edad y recomendaciones médicas.

También puede practicarse la meditación o el yoga, reguladores de la respiración; y concentrarse en lo positivo con el fin de reducir el nivel de ansiedad.

Se debe mantener la mente ocupada haciendo algo que además de gustar sea de utilidad, como leer buenos libros o escribirlos, hacer artesanía o labores de costura, arreglar el escritorio o útiles conexiones con internet…
Con estas medidas y un tratamiento adecuado, seguramente se controlará la hipertensión arterial y se disfrutará en general de una buena salud.

amss

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 1 =