Estudiantes de Medicina tras el COVID-19 en Marianao + AUDIO

En el populoso municipio de Marianao como en otros de la occidental provincia de La Habana, hay voces recurrentes, ya reconocidas por los vecindarios, que  traen consigo un hálito de esperanza y confianza: son las de los jóvenes estudiantes de Medicina unidos al personal de la salud pública cubana en ganarle la batalla al COVID-19.

Desde hace aproximadamente un mes, cada mañana, en horas tempranas, una voz de mujer, alta y firme, que busca nombres, números y respuestas se escucha en una de las cuadras atendidas por el consultorio 4 del policlínico Ramón González Coro.

Muchacha de estos tiempos, que escogió una profesión vinculada a la población de todas las edades, más aun en tiempos de pandemia global, Claudia Melissa Reyes Suárez realiza la pesquisa clínica para detectar a personas que posean algunos de los síntomas de la enfermedad.

Esa es una de las formas de localización en Cuba del nuevo coronavirus y es el primer eslabón colectivo médico-comunidad para cortarle el paso a la letal enfermedad, cuyo vencimiento en la isla es prioridad de las autoridades sanitarias y de los gobiernos a todos los niveles, desde la circunscripción barrial.

Cada día, como Reyes Suárez, otros miles de estudiantes acudieron a la convocatoria de la Federación Estudiantil Universitaria en sus Facultades para apoyar al cuerpo sanitario que, en distintos centros –consultorios, policlínicos y hospitales – está en la primera línea de batalla desde que se conoció la presencia del COVID-19 en la capital cubana el pasado marzo.

Ella es de hablar pausado, y con sus medios de protección colocados en  el rostro y en las manos, toca cada una de las puertas del barrio para preguntar cómo está la salud de la familia, si alguien tiene fiebre, o tos, o cansancio –varios de los síntomas de la dolencia- para reportarlo de inmediato a su policlínico.

Son esmerados en el cuidado poblacional estas muchachas y muchachos que recorren como en misión sagrada el municipio Marianao, uno de los 15 municipios capitalinos, que limita al norte con el de Playa, al este con los de Plaza de la Revolución y Cerro, al sur con Boyeros y al oeste con La Lisa. Posee alrededor de 133 400 habitantes para una densidad poblacional de 61 445 personas por km2.

El nombre de Marianao, como muchos otros en Cuba donde habitaron pueblos originarios, procede de la voz indígena Mayanabo, que significa ¨tierra entre dos ríos¨, en este caso el Almendares y el Quibú, según el Presidente de la Sociedad Antropológica de la Isla de Cuba, Antonio Bachiller y Morales (1812-1869) en su libro Cuba Primitiva.

Audio, Foto y referencia en facebook Maggie Marín Ayarde

 

 

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + diecinueve =