El teatro universitario, una joya de la cultura cubana

El teatro universitario constituyó desde su creación punto de referencia en el movimiento de aficionados de la Universidad de La Habana, escuela y refugio para quienes guardaban con celo sus aptitudes por las tablas.

¡Cuánto tiempo ha pasado desde que ofreciera su primera presentación el 20 de mayo de 1941 en la entonces Plaza Rector Cadenas, hoy Ignacio Agramonte, de la Universidad de la Habana! Ese día nacía un grupo emblemático, considerado el más antiguo de su tipo en Cuba y América Latina.

La puesta estuvo a cargo de alumnos del Seminario de Artes Dramáticas, integrado por jóvenes actrices y actores que encontraron en éste un medio de expresión teatral en una época en que las artes escénicas no contaban con apoyo alguno.

La agrupación contribuyó eficazmente al auge del arte teatral en la Isla; desde sus inicios sus propósitos fueron promover la importancia social del teatro y su influencia en el orden ético, cultural y político, así como la extensión al ámbito nacional.

Las crónicas de la época cuentan que al terminar la función era costumbre escuchar los elogios y repetidos aplausos de los asistentes a la puesta; y las actuaciones de actores y actrices no era para menos, al contar con prestigiosas figuras de las tablas y la cultura cubanas como Aurora Basnuevo, Sergio Corrieri, Raquel Revuelta, Eslinda  Núñez, José Corrales, Erdwin Fernández, Ángel Toraño y Alicia Bustamante, entre otros.

El teatro clásico griego y español desfilaron múltiples veces entre las columnas de la antigua Facultad de Ciencias, de la habanera universidad. No resulta difícil imaginar el ambiente culto y entusiasta de aquellos días; con recursos creados por sus propios integrantes, en la propia Plaza donde surgiera, se ofrecieron innumerables funciones abiertas libremente al público, contando con el apoyo de figuras como Alicia Alonso y Alejo Carpentier.

Al triunfo de la Revolución en 1959 muchos de sus integrantes formaron parte de colectivos teatrales profesionales, lo que propició que a partir de 1978 el grupo estuviera compuesto sólo por estudiantes, profesores y graduados universitarios integrados al Movimiento de Artistas Aficionados de la Federación Estudiantil Universitaria, FEU.

Contigo pan y cebolla, de Héctor Quintero; Las yaguas, de Mayté Vera; Las vacas gordas y El robo del cochino, de Abelardo Estorino; también Madame Buterfly, de Giaccomo Puccini, Italia; La obra de arte, de Antón Chéjov, Rusia; y Prohibido suicidarse en primavera, de Alejandro Casona, España; son algunas de las 70 obras que montó el Teatro Universitario de La Habana.

Por el taller creativo alrededor de Teatro Universitario pasaron personalidades como Graziella Pogolotti, Helmo Hernández, Edwin Fernández, Roberto Blanco, Liliam Llerena, Alfredo Guevara y Sergio Corrieri.

La agrupación es miembro de la Asociación Internacional de Teatro Amateur; y realizó giras y festivales internacionales con relevantes éxitos en Guatemala, México, Estados Unidos, Italia y Venezuela.

En sus casi ocho décadas de creado recibió múltiples reconocimientos en Cuba y el extranjero; entre éstos, la principal categoría nacional de los artistas aficionados.

amss

Impactos: 9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 + diecisiete =