Cine político de Costa-Gavras en Historia del Cine

Filmes Arcadia y El capital, ambos proyectados en el programa Historia del cine. Fotos: Internet

Reconocido por su larga trayectoria, Historia del Cine es uno de los programas que la Televisión Cubana de conjunto con el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) realiza para la socialización del mejor cine a escala universal. Prueba de esta afirmación ha sido el ciclo dedicado a El cine político de Costa-Gavras, durante sus dos emisiones correspondientes a este mes.

Según afirma Carlos Galiano, conductor del espacio: “Costa-Gavras es considerado como el refundador y exponente por excelencia –si bien no el único- de un género en particular que se identifica indistintamente como thriller político, política-ficción o ficción social”.

La propuesta que pudimos apreciar en la noche de este lunes fue el filme El capital (2012), basada en la novela del mismo título publicada en 2004 por el escritor francés Stéphane Osmont.

En el filme Costa-Gavras toma la figura de un banquero, de nombre Marc Tourneuil, para exponer algunas de las peculiaridades de la dinámica financiera, sus resortes y los conflictos que se generan internamente por detentar un poder de incalculables resonancias en la sociedad contemporánea.

Con el título de una de las obras más leídas a escala mundial, el propio director expresó que por un momento dudó si mantenerle el nombre, teniendo en cuenta que algunos podrían pensar que se trataba de una versión cinematográfica de la obra de Marx. Finalmente le conservó el título de la obra de la que se genera y tomando en consideración que “la película habla de eso, de cómo el capitalismo salvaje se ha adueñado de nuestra sociedad”.

El capital consta como la penúltima película de Costa-Gavras. Director que antes había dirigido Arcadia (2004), también conocida como La corporación, es una coproducción realizada entre Francia, Bélgica y España. El filme concentra su narración en los crímenes cometidos por un asesino en serie, caracterizado por su peculiar actuación y los móviles que lo llevan a realizar sus crímenes.

La historia de Bruno, quien asemeja ser un adorable esposo y un modelo como padre de familia, es la historia de quien se convierte en un verdadero asesino a causa de un alto espíritu competitivo. Según ha dicho el propio realizador, la historia de Bruno también revela el contexto social en el que se desenvuelve el ser social en el contexto contemporáneo.

Sobre su realización, expresó Galiano: “Apela al formato del cine policial para retratar por medio de un caso individual un sistema social regido por las despiadadas leyes de la oferta y la demanda, y por la categorización sumaria de los seres humanos en ganadores o perdedores”.

La referencia al título del ciclo proviene de una frase de Costa-Gavras, donde señala: “Soy un cineasta comprometido, nada político me es ajeno”.

amss

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 3 =