Playa Girón, hecho heroico del pueblo cubano

Cuando se produce el ataque mercenario por Playa Girón, el 17 de abril de 1961, Arnaldo Hernández Paz pertenecía al batallón 115 de las Milicias Nacionales Revolucionarias del municipio Guanabacoa en la capital cubana.

“Creo que si se repitiera una situación como aquella el pueblo reaccionaría de igual forma, porque  tenemos la tradición de lucha de nuestros antecesores y la enseñanza y el ejemplo de Fidel”. Así se refirió a aquellos días quien en 1961 trabajaba como obrero en una fábrica de telas en el mencionado territorio.
“Playa Girón siempre estará en mis recuerdos” -dice de forma categórica-; “son muchos los héroes que como él viven de forma sencilla en las comunidades de todo el país”.

Luego de transcurridos 59 años califica las acciones como un hecho heroico del pueblo cubano, que se movilizó para propiciar al imperialismo yanqui una gran derrota militar y moral en América.

Recuerda que salieron desde La Habana hacia el escenario de los combates y llegaron a Jaguey Grande cerca de las 6:00 (hora local) del día 18; luego partieron hacia Yaguarama: “caminamos toda la tarde, y de noche llegamos a Horquita donde pernoctamos. Nos incorporamos a la toma de San Blas y posteriormente continuamos el avance en dirección de Bermeja, Helechal, Playa Girón”.

De las múltiples vivencias tenidas en esos días de combate contra los enemigos existe una que recordará siempre por el impacto emocional que le proporcionó: “Da la casualidad que entre Bermeja y Helechal, en la Ciénaga de Zapata, había un mercenario muerto en el  terraplén”.

El combatiente prosigue con viva emoción: “en ese momento que observábamos el hecho, sentimos un carro que se detiene cerca de nosotros; y cuando miramos era el Comandante en Jefe Fidel Castro: allí, al lado de nosotros, cerca de las acciones combativas, estaba desafiando el peligro al lado de su pueblo el hombre de la campana de la Demajagua, del Bogotazo, del Moncada, del Granma y La Sierra”.

“La compañía nuestra permaneció en Helechal”, dijo; “(…) al otro día el Comandante en persona nos dio instrucciones de continuar hacia una dirección determinada. Esa imagen de Fidel jamás se me borrará de la mente; ahí permanecimos hasta el 26 de abril que regresamos a La Habana”.

“Nosotros participamos en 1961 en el desfile por el Primero de Mayo en la Plaza de la Revolución; y dos meses más tarde, el 18 de julio, ingresé en las Fuerzas Armadas Revolucionarias en la División Permanente de La Habana que tiempo después se conoció con el nombre de unidad militar 2350”.

Permaneció en las Fuerzas Armadas Revolucionarias durante 41 años; se jubiló en el 2003 siendo profesor de la Academia de Las Fuerzas Armadas Revolucionarias General Máximo Gómez.

Visiblemente emocionado continúa el hilo de sus pensamientos: “La toma de Playa Girón fue un momento glorioso para nosotros, de mucha honra, porque cumplimos antes de las 72 horas la orden de nuestro comandante en jefe Fidel Castro de ocupar la playa; además de constituir la primera gran derrota del imperialismo en América en la que tuve el honor de participar”.

amss

Impactos: 8

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 4 =