Círculos Infantiles respaldan a padres con funciones vitales en tiempo de pandemia

Un total de 32 Círculos Infantiles de la provincia de Guantánamo mantienen sus puertas abiertas para atender con esmero y estrictas medidas sanitarias a los cerca de 250 pequeños que asisten hoy a estas instituciones, la mayoría hijos de madres trabajadoras con funciones sociales indispensables en estos tiempos de crisis epidémica global.

Actualmente funcionan siete recintos menos de los existentes para la primera infancia en el territorio, estos abarcan nueve municipios guantanameros, y el número de pequeños que concurre no rebasa el cuatro por ciento de la matrícula real de esta enseñanza en Guantánamo, de alrededor de seis mil 450.

El reducido grupo de niños que asiste hoy es recibido cada semana por unas 300 educadoras y auxiliares pedagógicas, quienes se consagran a ellos mañana y tarde, desplegando las habituales actividades didácticas y lúdicas, orientadas al desarrollo de habilidades y hábitos como la higiene, una práctica preventiva que ahora más que nunca se refuerza diariamente.

Respondiendo a la decisiva medida de aislamiento social y tras un monitoreo que analizó las necesidades de cada localidad en el escenario actual, y la poca afluencia de pequeños a los “jardines infantiles”, se determinó la reducción de los centros abiertos, y para evitar el movimiento innecesario de obreros se limitó a un 50 por ciento la cifra de activos (de una plantilla formal de mil 240).

En las instalaciones permanece sólo el personal imprescindible y se eximió de labores a los grupos vulnerables en este panorama epidémico, dijo a la ACN Yuvasnovys Maceo Pérez, jefa del Departamento de Primera Infancia, en la Dirección Provincial de Educación, quien detalló que de los siete círculos cerrados oficialmente cuatro pertenecen al municipio cabecera, dos a El Salvador y uno a Caimanera.

Teniendo en cuenta que la asistencia diaria de niños fluctúa, con tendencia a disminuir –señaló-, todo apunta a que en lo adelante se reducirá aún más la cantidad de estos recintos abiertos, y se seguirá priorizando a aquellos cercanos a los hogares de quienes acuden.

Esas medidas no generan hoy insatisfacciones en la población –aseveró la funcionaria-, porque en el estudio previo para estos reordenamientos, indicados por el Ministerio de Educación, se ha involucrado a las familias, en especial las que precisan del apoyo de los círculos, padres que en su mayoría asumen funciones en la Salud Pública, el Comercio, el MININT y las FAR.

Por su parte las obreras de los propios Círculos Infantiles, con hijos de la enseñanza primaria, reciben protección salarial según lo adoptado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, explicó Maceo Pérez, quien comentó además que el grueso de los progenitores guantanameros -con composición familiar de apoyo-, se acogió al cuidado de sus vástagos en casa, a tiempo entero.

En el caso de los infantes de la Educación Preescolar –dijo- la totalidad permanece en sus hogares, y pensando en ellos se transmiten orientaciones televisivas -lunes y viernes por Tele Rebelde a las dos de la tarde-, para la preparación de la familia, igual aquellas con chicos en el modelo no institucional Educa a tu Hijo, que beneficia a más de 33 mil niños guantanameros.

A partir del 24 de marzo último, como parte de la estrategia del Gobierno para evitar la expansión de la Covid-19 en la Isla, los centros educativos cesaron sus actividades, con excepción de los círculos, una decisión agradecida por numerosas madres que encuentran garantía de seguridad de sus niños en estos recintos para la primera infancia, creados en abril de 1961 por idea de Fidel y el respaldo de la Federación de Mujeres Cubanas.

Lab/ Tomado de ACN.

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − 19 =