La medicina tradicional, una alternativa más para contribuir a la lucha contra la Covid 19

Como una alternativa más para combatir la crisis epidémica por la que adolece el mundo, el proyecto La antigua Botica de la Abuela por estos días presenta una alta demanda de productos naturales que contribuyen a la aplicación terapéutica para diversas enfermedades, en especial los trastornos neumológicos.

Al decir de su representante el doctor Rodolfo Arencibia, máster en Medicina Natural y Tradicional, para los servicios de la Radio Provincial de la Habana:

“Como institución al servicio de la ciencia, la tecnología y la innovación             llevamos un tiempo realizando una variedad de productos destinados a mejorar la calidad de vida de las personas y de esta manera contribuir a aumentar las  acciones higiénico- sanitarias en nuestro marco territorial. Puedo decir que cada año Cuba se enfrenta a situaciones epidemiológicas bastante complicadas desde el punto de vista respiratorio, por lo cual, para estas influenzas hemos estado utilizando por muchísimo tiempo diversos         métodos homeopáticos”

Entre los productos con mayor demanda, el programa posee un anticatarral que es la mixtura de un grupo de plantas medicinales reconocidas por el Ministerio de Salud Pública y que son bastante inocuas.

El experto añadió además que “entre nuestros tratamientos tenemos una variedad de mezclas de plantas medicinales, anticatarrales, desde la esencia del anamú, producto muy utilizado en Italia para menguar los efectos de la Covid 19, el jengibre, la cúrcuma y la  naranja que rehabilitan la estimulación del sistema inmunitario con el fin de enfrentar dificultades de salud en general”.

La entidad desde hace 2 años labora con la visión de demostrar el valor que     poseen las plantas medicinales y los beneficios de las mismas para el sistema inmunitario.

En estos momentos los puntos de venta abiertos al público son muy limitados  dadas las condiciones epidémicas por la que atraviesa el mundo y el país.

Se mantienen ofreciendo servicios el espacio de Serrat, en la Habana Vieja,     por autorización de la oficina del historiador de la ciudad y por la gran demanda que poseen los productos en esa localidad.

De igual forma en el municipio de La Lisa, el área de venta 51 y 160 se               encuentra activo. Y La Botica de la Abuela, en Punta Brava, sede central,         mantendrá constante la fabricación de productos naturales.

Por último, el galeno comprometido con su profesión y nación, consciente de    estos tiempos expresó:  

“Nuestra estrategia es un poco demostrar que existe una gran demanda de los productos naturales y que todos los productos que se hacen con la calidad con  la que estamos acostumbrados en este país, pueden ser y son efectivos, y presentan una gran demanda y respuesta satisfactoria médicamente. En nombre de todos los médicos que creemos y apoyamos la medicina natural como herramienta para los tratamientos clínicos, creo que estos momentos      son el periodo oportuno para extender nuestra experiencia al servicio de todo el país, con las características y particularidades de cada región de la isla”.   

 

Impactos: 13

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 − 11 =