Cuba desarrolla 15 proyectos biotecnológicos para combatir COVID-19

Científicos cubanos han desarrollado 15 proyectos biotecnológicos para tratar a los enfermos que han contraído el nuevo coronavirus (COVID-19).

El director de Ciencia e Innovación de BioCubaFarma, Orlando Pérez Rodríguez, ha anunciado que todas las investigaciones clínicas e intervenciones han sido debidamente autorizadas por las entidades reguladoras cubanas, y serán oportunamente evaluadas y reportadas para dar a conocer la experiencia de Cuba en este campo.

Además, ha explicado que 6 de los citados 15 proyectos están enfocados en el tratamiento, igual número son profilácticos y dos son diagnosticadores, según informó el sábado la Agencia Cubana de Noticias (ACN).

El experto ha agregado, asimismo, que los productos se enfocan en incrementar la inmunidad innata de las personas, reducir la carga viral en los inicios de la enfermedad y reducir la reacción hiperinflamatoria en los pacientes que la desarrollan, sobre todo en los grupos vulnerables (adultos mayores o con patologías de antecedente).

Como muestra de la capacidad de respuesta de la Biotecnología cubana, nuevos de estos proyectos ya se encuentran en fase de ensayos de intervención o estudios clínicos, y seis aún en fase de investigación y desarrollo en los laboratorios, además de otros en fase de diseño o temprana de investigación.

Pérez Rodríguez ha señalado que en el tratamiento, en la etapa inicial, se utiliza el Interferón Alfa 2B, para el manejo de la reacción inflamatoria que produce el nuevo coronavirus, y se estudian el anticuerpo monoclonal del Centro de Inmunoensayo y un péptido del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnológica (CIGB).

La mayor cantidad de productos se concentran en el uso de profilácticos, entre ellos la administración nasal de Interferón Alfa (para estimular la inmunidad), biomodulina-T (para mayores de 60 años), factor de transferencia (estimula la inmunidad en grupos vulnerables), CIGB 2020 (inmuno potenciador) y un candidato vacunal del Instituto Finlay (contiene componentes de la vacuna cubana contra la meningitis).

De acuerdo con Pérez Rodríguez, entre los proyectos que se encuentran en fase de investigación aparecen dos péptidos antivirales, una vacuna para inducir inmunidad protectora específica para si hay reemergencia de la enfermedad, así como también el diseño de ventiladores pulmonares por parte del CNEURO y COMBIOMED, algunas de cuyas piezas se obtendrían a través de impresión en 3D.

En cuanto al diagnóstico, el investigador mencionó una prueba desarrollada por el Centro de Inmunoensayo para detectar presencia de anticuerpos en los pacientes, montado en la tecnología SUMA.

De igual modo, ha destacado que esta respuesta de la biotecnología cubana es posible por la visión del comandante en jefe Fidel Castro, quien creó el polo científico de la Biotecnología en los años 80 y 90 del siglo pasado, que permitió la creación de una cartera de productos para diferentes enfermedades y tecnologías que hoy se utilizan a la luz de las experiencias internacionales en la lucha contra la COVID-19. 

Cuba, pese a ser víctima del bloqueo y de las presiones de Washington, ha enviado cientos de médicos y enfermeros a varios países del mundo como, por ejemplo, Nicaragua, Jamaica, Surinam, la isla de Granada y Venezuela, así como a Italia, para contribuir en la lucha contra el nuevo coronavirus.

La Habana ha usado con éxito el llamado fármaco Interferón Alfa 2B contra el coronavirus, razón por la cual el Gobierno cubano ha recibido solicitudes de 15 países para adquirir el medicamento.

Lab/ Tomado de Cubasi.

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − 6 =