La prensa cubana y la guerra de pensamiento

Un día como hoy, 5 de marzo, murió en 1933 un eminente periodista cubano que conjugó su labor profesional con su fervor patriótico. Amigo entrañable y colaborador incondicional de José Martí durante los preparativos de la contienda independentista del ´95, en Juan Gualberto Gómez se resumen los más consecuentes valores del periodismo revolucionario que hoy inspira a los oficiantes de la prensa cubana.

Son otros los tiempos que corren, pero como en los momentos gestores de la guerra necesaria organizada en el siglo XIX por el Apóstol, “de pensamiento es la guerra mayor que se nos hace”.

Y semejante enfrentamiento sólo es posible librarlo desde las trincheras de ideas, tanto más infranqueables en la medida que nuestra prensa cumpla cabalmente su cometido doctrinario con la pasión de la verdad, como la concibiera Martí al fundar el periódico Patria.

Hoy el combate por la defensa y permanencia de la Revolución sigue siendo tan impostergable como entonces. La abismal diferencia radica en que en la actualidad esa contienda ideológica se expresa en un enfrentamiento mediático a escala planetaria, en el que los monopolios de la información invierten sumas millonarias con el propósito de desconocer e incluso acallar las mayoritarias y desfavorecidas voces de los pobres de la Tierra, cuando no de tergiversar tendenciosamente su realidad y sus legítimos anhelos.

Urge entonces como nunca antes que la prensa cubana asuma este contemporáneo desafío con el rigor profesional, la honestidad, la sagacidad y la valentía que demandan estos tiempos, para que el ejercicio del periodismo sea, más que una faena, un credo.

Un credo que debemos profesar sin execraciones que nos debiliten ni complacencias que nos distraigan, sino comprometidos con los principios, valores y preceptos que contribuyan a perfeccionar y consolidar cada vez más nuestro socialismo, señalando oportuna y responsablemente los lunares que puedan ensombrecer nuestra hermosa y humanista obra.

“Cuanto nos enseñe con menos fuerza de la que tenemos en la realidad; cuanto nos muestre entretenidos en el camino mientras el enemigo refuerza sus trincheras, eso no es nuestro.” Dijo el Maestro en su crucial momento.

De tan magistral tesis martiana ha de nutrirse hoy el desempeño de los profesionales de la prensa en Cuba, unidos, certeros y oportunos, en esta guerra de pensamiento que se nos hace y que es preciso ganar a pensamiento.

Eso hizo durante toda su vida el insigne patriota y periodista Juan Gualberto Gómez al crear el periódico La Fraternidad, al poner su valor al servicio de la independencia de Cuba en las filas del Ejército Libertador, al oponerse con su valiente verbo a la injerencista Enmienda Platt y a cuantas manifestaciones segregacionistas y racistas pusieran en peligro la unidad de los cubanos.

Tiene mucho de soldado el periodista, y en este batallar en defensa de nuestras más legítimas ideas a la prensa cubana le asiste el ejemplo de José Martí y de Juan Gualberto Gómez.

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cuatro =