Tina Modotti en cómic, propuesta de la Feria del Libro

Foto: Yoandry Ávila Guerra/Alma Mater.

La segunda edición de “Modotti. Una mujer del siglo XX”, biografía en cómic, del dibujante español Ángel de la Calle, editado por Casa de las Américas, Para Leer en Libertad AC y Rosa de Luxemburgo Stiffung, fue una de las propuestas que llegó al público capitalino en la recién concluida XXIX Feria Internacional del Libro de La Habana.

Actriz de Hollywood, modelo, fotógrafa, militante comunista y compañera sentimental del líder estudiantil cubano y luchador antimachadista, Julio Antonio Mella, la figura de la italiana Tina Modotti ejerce sobre De la Calle una fascinación que refleja en las viñetas de las casi 300 páginas del libro.

Para el periodista y escritor hispano-mexicano Paco Ignacio Taibo II este proyecto nació de “una obsesión prolongada y cultivada. Responde a dos preguntas: ¿Cómo contar a esta mujer? ¿Cómo hacer un buen cómic? Son dos preguntas claves. Buscar los límites narrativos del cómic, contar a un personaje y una historia y deslizar en la cola del asunto un guiño”.

Modotti… resulta una obra personal que se articula narrativamente desde las viñetas de esta suerte de manga nada japonés y regala una biografía sin corsé. Foto: Yoandry Ávila Guerra/Alma Mater.

Asimismo, señaló en la presentación del volumen que en la medida que cada escritor (o dibujante en este caso) va armando la vida de otros, deja un poco de sí mismo en esa construcción, lo que acentúa que toda historia sea personal.

Ello se refleja en las páginas del libro pues, junto a las incertidumbres y la tinísima voluntad de cambiar la realidad imperante, La Calle esboza cómo fue descubriendo la personalidad de Tina.

Más que liberal, la protagonista fue una mujer liberada, condenada por sus costumbres y catalogada de perversa por su visión de la vida y sus posicionamientos políticos: como una Mata Hari del Comintern (por sus siglas en inglés, la Internacional Comunista fundada en 1919 por iniciativa de Lenin y el Partido Comunista Ruso) la catalogó el periodista y escritor norteamericano Kenneth Rexroth.

Fascinarse por Tina es hacerlo también por el mundo en que vivió. En consonancia con ese criterio, Taibo II compartió que a veces cuando se cree conocerla del todo, la figura tiende a irse a lo oscuro y volverse más inasible. Intentar descubrirla —apuntó— es ir sumando figuras a un santoral laico y generacionalmente más contemporáneo.

Fascinarse por Tina es hacerlo también por el mundo en que vivió. Foto: Yoandry Ávila Guerra/Alma Mater.

“El personaje lo amerita. Tina estuvo en todos lados en los años veinte y treinta, los conoció a todos, a todos los que hoy nos interesan; vivió todas las historias que se hicieron Historia. Participó de las bohemias y las vanguardias, culturales y políticas; estuvo en las ciudades que importaban: Hollywood, México D.F., París, Moscú, Berlín, Madrid.

“Tina peleó todas las batallas, contó a través de la fotografía durezas y ternuras. Personaje rodeado de sombras y misterios, con una potente aura erótica, combatiente del organizado equipo de los parias de la tierra, víctima de la manipulación autoritaria estalinista, es alguien para recordar”, resalta en el prólogo del texto Taibo II.

Modotti… resulta una obra personal que se articula narrativamente desde las viñetas de esta suerte de manga nada japonés y regala una biografía sin corsé. Tal vez, sea esa una de sus mayores cualidades al mostrar a una mujer libre y creativa, ajena a los cánones su época.

Yoandry Avila Guerra / Tomado de Alma Mater

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × dos =