Pedro Junco: una obra creativa que enamora

Cuba se privilegia de poder exhibir al mundo su riqueza cultural también desde el talento y la sensibilidad de sus buenos músicos y creadores, que sobresalen por decenas en diferentes épocas y trascienden en el tiempo con la misma fuerza de sus inspiraciones e interpretaciones hasta nuestros días y más allá.

Muchos han logrado ganarse por su constancia el cariño y respeto de los admiradores de su obra musical, como aquel joven pinareño que llegó a ser ídolo de multitudes y que se conoció con el nombre de Pedro Junco; pero que en su partida de nacimiento fue reconocido como Pedro Buenaventura Jesús Junco Redondas.

Había nacido el 22 de febrero de 1920; y aunque apenas logró sobrevivir los 23 años en su edad, fue tiempo suficiente para demostrar una personalidad encantadora de la cual hacía gala durante su intensa vida social, con su porte personal y su gracia que hacía suspirar a más de una jovencita de esa época.

Se destacó siempre por la avidez con que asumió sus estudios de piano, instrumento musical que le fue siempre preferido; y completó su formación musical en la filial del Conservatorio Orbón de Pinar del Río, donde obtuvo el título de Maestro de Piano en año 1939.

Como compositor y pianista se abrió paso en el mundo musical, sobre todo con la creación de aquel célebre bolero de 1939 titulado Nosotros, que desde entonces ha sido interpretado por destacados artistas de Cuba y de todo el mundo, y mantiene la magia de su emoción en el alcance de su letra. Entre los más destacados pueden citarse Elena Burke, Luis Gardey, Plácido Domingo, Julio Iglesias, la Orquesta Aragón, Rita Montaner, Fernando Fernández, las Hermanas Lago, Sarita Montiel, Albert Hammond, Lupita D’Alessio y la Pequeña Compañía.

La alegría de su juventud contagiaba a todos, amigos y público en general. Quienes lo trataron también lo han definido como un hombre sincero, firme en sus convicciones, sencillo, leal, de muchas cualidades a destacar; pero lo que más sobresalía en él era su físico, un porte personal que no pasaba inadvertido en su frecuente presencia en la vida musical de los centros nocturnos y fiestas.
Otros boleros de su autoría hicieron historia como Soy como soy (en 1940), Yo te lo dije; y casi una veintena de canciones hermosas que se anclaron en la memoria colectiva del pueblo cubano y se referían al amor y al desengaño, a las entregas prohibidas, a la belleza y las cualidades de la mujer.

En ocasión de cumplirse el centenario de su natalicio, a Pedro Junco se le recuerda en toda Cuba; pero de manera especial desde su tierra pinareña con una nueva edición del evento identitario Nosotros, apuesta creada por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), y que este año 2020, por la connotación del aniversario, amplía su programa de actividades.

Del 17 al 23 de este mes tuvo lugar en ese territorio una jornada que incluye exposiciones, conferencias, proyecciones audiovisuales y el concurso de composición musical que lleva el nombre del reconocido autor.

Además, se ha develado una tarja en la casa natal del compositor, sede actual de la Uneac en la provincia; se proyecta el documental Pedro Junco, el mito de Nosotros, de Luis Hidalgo Ramos; y se exhibe un busto donado a la Casa de Cultura por el centro de documentación e información musical Argeliers León.

Para el propio día de la conmemoración de los cien años del prolífero autor, estuvo prevista una peregrinación hasta el panteón donde descansan sus restos en el Cementerio Metropolitano y una gala dedicada a su obra.

Como colofón de la jornada, sesionó la XXI edición del concurso, con variedad de géneros en competencia, entre ellos la canción, la trova, el sucu sucu y el bolero.

Ana Rosa Perdomo Sangermés / Tomado de Radio Enciclopedia

Impactos: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cinco =